Semillas en la mente

Posted on 10 abril, 2012

0


Por Luis Aubele
A mediados de 1972, Michael Roach estudiaba religiones, sánscrito y ruso en la Universidad de Princeton. Una tarde, una llamada telefónica le anunció la muerte de su madre. Al poco tiempo, otra llamada le comunicó que había muerto su padre. Finalmente, una nueva llamada le anunció el fallecimiento de su hermano. “Sufrí mucho, pero soy de la creencia que las tragedias pueden empujarnos a formularnos nuevas preguntas y hacer un cambio revolucionario en nuestras vidas. Así conocí a mi maestro Khen Rimpoché y desde entonces estudio con él”, recuerda Geshe Michael Roach, desde la isla Paradise, en Bahamas.
Culto ejecutivo. Fue el primer estadounidense en recibir el título de Geshe, doctor en budismo, en 1995. Michael Roach es también autor de El tallador de diamantes, un libro de culto para los ejecutivos que quieren espiritualizar sus tareas, donde cuenta su experiencia como vicepresidente de una empresa de diamantes en la ciudad de Nueva York. “Es una combinación de sabiduría antigua y contemporánea acerca de la tradición budista tibetana”, aclara.
El camino de las negaciones. Para ese libro tomó el título de otro: el Sutra del diamante, donde Buda, después de terminar su paseo diario con los monjes, se sienta a descansar. Uno de los monjes más veteranos, Subhuti, se adelanta y a partir de ahí comienza un diálogo extenso donde Buda emplea con frecuencia frases paradójicas como: “Lo que se conoce como la enseñanza del Buda no es la enseñanza del Buda”. El texto está lleno de estas negaciones para, por medio de la dialéctica, conducir a uno hacia una afirmación superior, contradiciendo la simple afirmación directa. Buda trata de ayudar a Subhuti a desaprender sus nociones preconcebidas y limitadas de lo que es la realidad y mostrarle la auténtica naturaleza de la iluminación y la compasión. “El Sutra del diamante es el libro impreso más viejo del mundo. Más viejo que la Biblia de Gutemberg. Hay una copia en el Museo Británico con hermosos dibujos.”
Cómo percibir un mundo distinto. “En mi libro sostengo que tenemos semillas en nuestra mente: las impresiones mentales que nos hacen percibir el mundo de una manera determinada. Si aprendemos la técnica para plantar las semillas correctas, vamos a percibir un mundo distinto. Pero para cambiar las semillas necesitamos de otra persona. Plantamos las nuevas semillas ayudando a otra persona. Por ejemplo, si uno quiere que su empresa genere más dinero tiene que ayudar a otra compañía a generar más dinero. Si uno quiere encontrar un compañero o una compañera tiene que encontrar una persona que esté sola y ayudarla, dándole compañía.”
Semillas mentales. “Hay una técnica que aparece en los libros budistas más antiguos, denominada Técnica del sembrado de las semillas mentales. Hay cuatro pasos para esa técnica, que voy a enseñar en Buenos Aires con más detalle, cuando vaya, en abril. El paso número uno es determinar qué es lo que uno quiere en realidad. Para el paso número dos hay que encontrar una persona que quiera lo mismo que uno. En el paso tres, uno planea y ayuda a esa persona. Por último, en el paso cuatro, uno vuelve a casa después de haberlo ayudado, se sienta y reflexiona sobre lo que hizo. Así, las nuevas semillas se hacen más fuertes, cobran más intensidad. En el caso de mi compañía empezamos con 7 dólares y hoy la empresa factura 250 millones, de los que buena parte se destina a los refugiados del Tíbet.”
Ninguna contradicción. “No hay contradicción entre ser espiritual y ganar dinero. En nuestras reuniones hacemos yoga, enseñamos a meditar, a servir a la gente pobre y no hay contradicción. El tema es cómo usamos el dinero, porque haciendo dinero se puede ayudar mucho más a la gente humilde. Por otra parte, recordando la técnica del sembrado, ayudando a la gente a ganar más dinero, también ganamos más dinero”, concluye el monje.
Poliglota
Geshe Michael Roach, o Lobsang Chundzin, nació en Los Angeles en 1952 y estudió religión en la Universidad de Princeton, donde se graduó con honores. Además es un erudito en sánscrito, tibetano y ruso.
Fue ordenado monje en 1983, tras veinte años de formación en el monasterio de Sera Me, en el sur de la India. Es autor de El tallador de diamantes y fundador del Asian Classic Input Project, una organización que se dedica a la catalogación, digitalización y preservación de textos sánscritos y tibetanos y del Enlightened Business Institute, donde se enseña la sabiduría budista para aplicarla en el mundo de los negocios
LA NACION

Anuncios