Potencia espiritual

Posted on 14 abril, 2012

0


Por Luis Aubele
n la India, la espiritualidad es algo personal, muy individual. No hay instituciones como pueden ser las iglesias tradicionales. Cada uno elige el camino que mejor le parece para llegar a Dios y todos son válidos. ¡Hay que ver que tenemos más de 1000 dioses, Krishna, Rama, etcétera! Cada uno elige su camino y trata de hacerlo realidad en su vida diaria, tanto en el hogar como en el laboratorio o en la empresa. Por otra parte, todo esto se da dentro de un clima de gran tolerancia: en materia espiritual, la India realmente es una nación democrática”, explica Rengaraj Viswanathan, embajador de la India en nuestro país, que por estos días está ocupadísimo en la Argentina ayudando con la organización del IV Festival de la India, hasta el 13, en el Centro Cultural Borges.
Elefante volador. Por otra parte, la India es uno de los grandes temas del mundo contemporáneo: una nación con una cultura riquísima y milenaria que de pronto surge como una de las potencias más avanzadas en ciencia y tecnología. Y Viswanathan da un ejemplo: “La cantidad de expertos en informática que tiene el país es una de las mayores del mundo, tanto en número como en calidad, y muchos trabajan en la NASA. Suelo comenzar mis conferencias y participaciones en simposios donde se habla de mi patria con la frase La historia de la India contemporánea es la de un elefante que empezó a volar., y no es un cuento chino, es un cuento indio”, ríe el diplomático.
Respeto por los seres vivos. Pero todos esos expertos que uno puede imaginar fríos, excesivamente racionales y distantes -aclara-, de noche llegan a su casa y se encuentran con su dios. “Casi todos son vegetarianos, algunos muy radicales, como Lakshmi Narayan Mittal, el mayor productor de acero del mundo y también el tercer hombre más rico del planeta, que empezó con un pequeño taller metalúrgico en la ciudad de Calcuta. Laskshmi excluyó de su dieta las papas y las batatas porque al cortarlas podía matar a algún insecto. Tanto es su respeto por los seres vivos.”
Místicos en la oficina. Algo que los doctores en Psicología estadounidenses Gay Hendricks y Kate Ludeman intuyeron en una investigación es la nueva mística empresarial. “Las empresas están llenas de místicos. Si lo que queremos es encontrar un verdadero místico, tenemos más probabilidades de encontrarlo en una oficina que en un monasterio o en una catedral. ¿Sorprendente? A nosotros también nos pareció, pero en el transcurso de los últimos 25 años hemos estado tanto en despachos como en templos y hemos descubierto que los mejores místicos -los que ponen en práctica lo que predican- también se encuentran en el mundo empresarial”, detalla el embajador.
Ambiente formador. “A veces me preguntan cómo se forma esa tradición espiritual. Es muy simple: desde muy pequeño el chico se cría en una familia que tiene como característica principal el estar juntos. Por otra parte, cada familia alberga tradiciones y sabidurías milenarias y, así, el chico va aprehendiendo una actitud, un estilo de vida, casi sin darse cuenta.”
Convivir con las diferencias. En la India conviven unos 1200 millones de habitantes que se comunican en 18 lenguas oficiales y que, sin embargo, viven sin grandes conflictos. “Por supuesto hay problemas como en todos los países del mundo. Problemas que no siempre tienen una solución fácil, pero que no afectan esa convivencia, ese vivir juntos aunque pensemos diferente. Este es el mayor mensaje que la India puede dar al mundo contemporáneo.”
LA NACION