Facebook sigue un guión diferente con Instagram

Posted on 27 abril, 2012

0


Por Spencer E. Ante y Shayndi Raice
urante mucho tiempo, la estrategia de adquisiciones de Facebook Inc. ha sido comprar nuevas empresas, cerrarlas y quedarse con su talento. Sin embargo, va a necesitar un nuevo guión para la que es su mayor compra hasta el momento.
La adquisición de Instagram por US$1.000 millones plantea difíciles retos para el gigante de las redes sociales y su joven presidente ejecutivo, Mark Zuckerberg, quien insistió en que su plan es mantener la independencia del servicio para compartir fotos.
Facebook tendrá que encontrar la manera de incorporar Instagram a su red social para impulsar su posición en el sector de telefonía móvil, pero sin perjudicar una aplicación que ha atraído a cerca de 35 millones de usuarios con su simplicidad.
También corre el riesgo de alienar a los usuarios de Instagram, que están nerviosos por el espinoso historial de Facebook en relación con la privacidad de los usuarios. Muchos de los miembros alzaron sus voces en los medios sociales para expresar sus preocupaciones luego de conocer la noticia del acuerdo.
Las grandes empresas de tecnología tienen un historial variado en su intento por lograr el equilibrio tras una adquisición importante. La compra de PayPal por parte de eBay Inc. en 2002 dio magníficos resultados, a la vez que el sitio de videos YouTube ha prosperado en manos de Google Inc.
Sin embargo, hay un montón de casos aleccionadores de empresas en línea prometedoras que perdieron su brillo una vez que fueron absorbidas por corporaciones más grandes, incluyendo la adquisición de MySpace por parte de News Corp., propietario también de The Wall Street Journal.
Zuckerberg dijo en un blog que su empresa está “comprometida a construir y hacer crecer a Instagram de forma independiente”. Al mismo tiempo, señaló que la empresa trabajará con Instagram y tratará de incorporar parte de sus ideas en productos de Facebook.
“En el caso de empresas más grandes, se requiere más gente para aprobar cosas… La velocidad de ejecución se reduce”, apuntó Geoff Yang, socio de Redpoint Ventures, una firma de capital de riesgo de Silicon Valley e inversionista en MySpace.
Los usuarios de Instagram comparten esas preocupaciones. “Me uní a Instagram porque en muchos aspectos era el anti-Fa-cebook”, dice Amina Sow, estratega digital de 27 años, de Washington DC. “Sólo tengo la intención de documentar mi vida a través de imágenes y no conectarme con otra red social”.
El acuerdo con Instagram se concretó en tiempo récord: una llamada la semana pasada de Zuckerberg al presidente ejecutivo del servicio de fotos, Kevin Systrom, dio lugar a una reunión durante el fin de semana en la casa de Zuckerberg, en Palo Alto, y terminó la noche del domingo con un apretón de manos, dijeron personas familiarizadas con el tema.
Zuckerberg le prometió a Systrom independencia, añadió una fuente. Sin embargo, la velocidad con la que se produjo el acuerdo deja muchas preguntas sin respuesta sobre el futuro de ambos productos. Systrom declinó hacer comentarios.
Con Instagram, Facebook tiene que encontrar una manera de hacer uso de la tecnología del servicio para compartir fotos a fin de mejorar su posición en los teléfonos inteligentes, donde Facebook aparece rezagado.
Durante mucho tiempo, Zuckerberg creyó que los servicios basados en navegadores, y no las aplicaciones especialmente diseñadas, sería la forma en que la mayoría de la gente accedería a Facebook en sus teléfonos. Eso no se ha hecho realidad, y ahora Facebook está tratando de ponerse el día.
Facebook tiene 845 millones de usuarios, pero sólo la mitad de ellos utiliza la aplicación móvil. La empresa reconoció en do-cumentos oficiales que no extrae ingresos significativos de su aplicación móvil y sólo recientemente ha comenzado a permitir formas de publicidad limitadas. Eso podría generar presión para hacer más dinero con Instagram.
LA NACION