Los emprendimientos tecnológicos, el nuevo imán para los inversores

Posted on 10 mayo, 2012

0


Los argentinos son considerados “emprendedores” por naturaleza. Sin embargo, muchos emprendimientos no logran desarrollarse o crecer por la falta de inversores en las etapas tempranas de los proyectos. En la última edición del Foro de Telecomunicaciones organizado por El Cronista, Andrés Saborido, country manager de Wayra Argentina; Damián Voltés, emprendedor, inversor ángel y director de Patagonia Ventures; Alejandro Zunda Cornell, profesional en comunicaciones e inversor ángel y Manuel Tanoira, abogado del estudio Tanoira Cassagne, especializado en servicios legales para emprendedores, inversores y fondos de capital de riesgo, discutieron sobre la situación del esquema emprendedor en la Argentina y el crecimiento de inversores tradicionales o personas con pequeños ahorros que buscan invertir en start-ups de tecnología.
“Hoy no hay excusas para un emprendedor que quiera arrancar. Hace años, el costo de start-up era muy alto. Hoy es bajo y hay acceso a capital, a inversores”, destacó Damián Voltés, de Patagonia Ventures. “Hay un ecosistema que permite a inversores acceder a proyectos más rápidamente. Incluso muchos van a buscar directamente fondos a Silicon Valley, algo que hace cinco años no pasaba”, señaló Manuel Tanoira.
En este sentido, los participantes remarcaron la importancia de proyectos como Wayra, iniciativa del Grupo Telefónica, que realiza una selección de proyectos de negocios y los “acelera” con apoyo financiero, herramientas tecnológicas, redes de contacto y, en la etapa final, en la búsqueda de inversores. “El acercamiento a los inversores es una parte importante del programa. Seleccionar 10 proyecto entre 900 es un primer filtro que acota el riesgo”, precisó Andrés Saborido.
“Es un paraguas magnífico. Para un universo de pequeños inversores que antes no tenía confianza en este tipo de proyectos. Hay un respaldo porque Wayra ya hizo un análisis previo”, advirtió Zunda Cornell.
¿Qué tipo de proyectos buscan hoy quienes quieren invertir en nuevos emprendimientos de tecnología? Para Zunda Cornell, un inversor que viene de una larga experiencia en el mundo corporativo, la búsqueda pasa por proyectos que impliquen algún tipo de innovación. “Es más difícil encontrar un proyecto consistente que genere facturación. La visión es un poco más flexible; apuesto a que este proyecto va a generar retorno. Esto es el riesgo”, explicó. Para los participantes, uno de los problemas de los inversores locales es la falta de experiencia en inversiones de riesgo.
En el caso de Voltés, quien fundó y vendió varias empresas de tecnología, lo más importante es observar el equipo. “Tener química con los empleados, que tengan habilidades complementarias y hambre de progreso”, señaló. También indicó que busca invertir en “clones”, modelos de negocios ya probados en otros países.
Para Manuel Tanoira no hay un perfil definido de inversor. “Que tenga estómago”, dijo. Y destacó que hay hasta jóvenes de 25 años realizando inversiones en emprendimientos tecnológicos. El problema, según Tanoira, es como unir al pequeño inversor, que quizás tiene u$s 10.000 para invertir, sepa dónde hacerlo: “Ese producto hoy no existe. Pero vamos hacia eso. El inversor se va a volver más profesional”.
Los participantes coincidieron en que todos los emprendimientos locales están obligados a ser un proyecto regional. Y también advirtieron que hoy los fondos de inversión tiene como mercado al mundo. Por eso, ya hay emprendedores locales que buscan financiamiento en países como Brasil y Chile, que cuentan con importantes aportes financieros por parte del Estado para quienes están desarrollando nuevas empresas. Manuel Tanoira destacó que los inversores de Silicon Valley actualmente “están mirando proyectos en todos lados” y los importantes fondos gubernamentales que está ofreciendo Brasil.
Un mismo emprendimiento naciente en la industria tecnológica puede contar con el financiamiento de grandes fondos y al mismo tiempo de ángeles inversores que co-invierten. “Un fondo de venture capital valida el negocio y detrás vienen otros”, detalló Andrés Saborido, de Wayra. “Un inversor ángel no sólo aporta dinero al emprendimiento “aclaró Damián Voltés” sino también apoyo desde un área determinada porque protege su inversión”.
Con todo, los participantes marcaron las grandes diferencias que existen entre el ecosistema emprendedor local y el de países más desarrollados, especialmente en los Estados Unidos, donde tienen más Recursos Humanos enfocados en probar mientras que los argentinos buscar “meter el hit” en la primera vez. Estar en un mercado de riesgo sin riesgo.
EL CRONISTA