Mi voz interior en el acto solidario “En el Lugar del Otro”, en la escuela de Equinoterapia de Río Cuarto

Posted on 24 mayo, 2012

0


Por Carlos Felice
El hombre no es bueno, ni malo, es lo que se hace en sociedad, entre otros hombres.
Con ellos aprende el bien y el mal, es libre y puede elegir.
Está dotado de intelecto para discernir, y de voluntad para decidir.
Explicar es unir datos, atar cabos, ligar causas con consecuencias, hasta que se pueda desplegar cada instante de mi historia y hallarle una razón de ser.
Se pronuncian discursos acerca del amor al prójimo pero, en ciertos aspectos ¡cuesta mucho practicarlo! El abismo entre el discurso y la praxis suele ser insondable.
¿Por qué nos cuesta tanto entender, dialogar, comunicarnos?
He aquí, ahora, en estos hombres y mujeres, en estos querubines, en estos niñas y niños excepcionales, una lección por aprender y trasmitir.
Aprendamos, deslumbrémonos con estos proyectos cuyo sustento es el amor. Todo aprendizaje es renacer.
Que estos sentimientos, que estos hermosos sentimientos, activen los nuestros y los de muchos mas. O brotará el amor, o de aquí brotará el amor.
Nuestro deber como dirigentes sociales es utilizar las herramientas de las que disponemos para ampliar el espectro de las posibilidades de la libertad.
Hay una exigencia ética: por la que se responde como se es. Lo ético es imprescindible. Estamos ligados más allá de nuestras particulares diferencias , por la humanidad en común, por un proyecto en común.
Hoy en este momento, en este apacible momento, nuestro proyecto, el de todos aquí presente, es el de l Escuela de equino terapia. Dar mucho. para recibir una sonrisa, una caricia a nuestra alma a veces incrédula.

Anuncios