Se lesionó I’ll Have Another y no correrá el Belmont

Posted on 9 junio, 2012

0


El sueño de ganar la Triple Corona terminó de la peor forma para I’ll Have Another. El potrillo en el que recaían los sueños de todos los hípicos en los Estados Unidos sufrió una lesión en el tendón de su mano izquierda y no correrá mañana el Belmont Stakes (G1), tal como estaba previsto.
El hijo de Flower Alley salió a galopar hoy a las 5,30 de la mañana en la pista de Belmont Park, tres horas antes de lo que venía haciéndolo normalmente. Pero al volver a la caballeriza comenzaron las irregularidades.
Doug O’Neill, preparador del alazán, solicitó la presencia del Dr. James Hunt alertado por lo que denominó el comienzo de una tendinitis. Un rato después la versión sobre su problema tomaría estado público cuando el propio O’Neill lo deslizó en un programa de radio en la cadena ESPN. Conferencia de prensa mediante, a las 13 hora local todo fue confirmado.
“No tenemos ninguna chance. Al fin de cuentas, nada es tan trágico. Nadie se murió y hay muchas cosas más importantes en el mundo”, dijo O’Neill, con un dejo importante de tristeza.
“Fue una gran decepción. Al mismo tiempo nos llevó a pensar qué caballo tenemos y qué semanas nos hizo vivir. Si bien nos rompió el corazón, no es trágico. Volveremos con otro caballo, ojalá el año próximo”, amplió.
Sobre la lesión y el futuro de I’ll Have Another, el profesional fue bastante generoso con sus declaraciones: “El caballo no podrá competir al ciento por ciento y no tiene sentido hacer locuras. Debe estar tres meses si hacer absolutamente nada y sólo sobre el final de la temporada se decidirá si vuelve a la competencia en 2013 o es retirado definitivamente”.
O’Neill también reconoció que el caballo había mostrado algunos signos extraños en la tarde de ayer, como si hubiera tenido un golpe, pero nada que hiciera pensar semejante cierre.
Tras sus triunfos en el Kentucky Derby (G1) y en el Preakness Stakes (G1), I’ll Have Another trataría de convertirse en el primer caballo en 34 años en conseguir la Triple Corona de los Estados Unidos, luego de que 19 fallaran en el intento.
Su caso, triste, se suma a los muchos anteriores y que ya hacen que se tilde de maldición al impedimento que encuentra cada potrillo que trata de llegar a los libros grandes de la historia, algo que no sucede desde que en 1978 lo consiguiera el inolvidable Affirmed (Exclusive Native).
TURF DIARIO