“Chinplants”, el nuevo furor de la cirugía plástica en Estados Unidos

Posted on 13 junio, 2012

0


Por Sebastian Rios
Esta vez no es el Botox, tampoco es la “lipo” ni los implantes de mama. La cirugía estética que más creció en los Estados Unidos en 2011 fueron los “chinplants”: los implantes de mentón (chin, en inglés), cuya demanda se incrementó tanto en hombres como en mujeres de todas las edades, a tal punto que el año pasado se realizó un implante de mentón cada 25 minutos en ese país.
¿Por qué el furor por las peras extraprominentes? “El mentón se encuentra dentro de las primeras áreas que muestran los signos del envejecimiento”, explicó el doctor Malcolm Z. Roth, presidente de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS, según sus siglas en inglés), de los Estados Unidos, al tiempo que reconoció que la demanda no sólo responde a querer verse más joven… sino verse más joven en los videochats de Internet.
Sabemos que a medida que más personas se ven a sí mismas a través de la tecnología del videochat, pueden darse cuenta de que su línea de la mandíbula no se encuentra tan afilada como quisieran que esté”, dijo el doctor Roth, y agregó: “Los implantes de mentón pueden hacer una diferencia dramática”.
Las estadísticas de la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos revelan que se realizaron unos 20.680 implantes de mentón durante 2011, un 71% más que en 2010. El crecimiento de los “chinplants” durante ese período ha sido mayor que el del Botox, las lipoaspiraciones y los implantes de mama todos juntos, y el dato curioso es que dicho incremento se ha verificado en todas las edades: desde los 20 a los 55 años, e incluso más allá.
En la Argentina, expertos en cirugía plástica craneofacial señalaron que, aunque lejos del fenómeno que atraviesa esta cirugía en los Estados Unidos, existe una incipiente “tendencia” al incremento en la demanda de estas cirugías por parte de los hombres.
“Probablemente esto se deba, como en todos los hechos en estética, a pautas culturales que van cambiando a través del tiempo”, comentó el doctor Juan Carlos Rodríguez, miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, que dijo estar notando un leve incremento de las consultas entre los varones de 18 a 25 años.
“El cantante Justin Bieber tiene un mentón prominente y mucha gente joven quiere tener ese mismo tipo de mentón -agregó Rodríguez-. Cuando aparece una personalidad que tiene ciertas características y atrae gente, ésta trata de copiarlas; eso mismo ya sucedió, por ejemplo, con Jennifer López, que en su momento implantó el patrón estético de las caderas prominentes en los Estados Unidos.”
Los implantes de mentón se colocan a través de la boca: “Se hace una incisión en la mucosa de la boca, donde nacen los dientes de abajo, para poder acceder al hueso del maxilar inferior, que es lo que se busca suplementar”, explicó el cirujano plástico Sergio Korzín.
“Allí se coloca y se fija el implante, que puede ser de silicona sólida (no el gel de las prótesis de mama) o de otros materiales esponjosos. El implante a veces viene ya con la forma final o en otros casos puede ser tallado por el mismo cirujano a partir de un bloque de silicona”, agregó el especialista.
¿Qué riesgos de complicaciones presenta la cirugía? “La más común es que el implante se corra y pueda no quedar centrado. No hay rechazo, porque la silicona sólida es inerte, y el riesgo de infecciones es reducido”, respondió el doctor Korzín.
En los casos en los que la ausencia (o el exceso) de mentón alcanza proporciones que no pueden ser solucionadas con implantes, se puede recurrir a cirugías maxilofaciales en las que se altera el hueso de la mandíbula, mediante una técnica que adelanta o atrasa ese hueso
Los implantes de mentón se colocan a través de la boca: “Se hace una incisión en la mucosa de la boca, donde nacen los dientes de abajo, para poder acceder al hueso del maxilar inferior, que es lo que se busca suplementar”, explicó el cirujano plástico Sergio Korzín.
LA NACION

Anuncios