Rosario siempre estuvo cerca

Posted on 25 junio, 2012

0


Por Pablo Gallo
Si 25.000 personas no bastan para entender el fenómeno de la Copa UTTA, si tanto compromiso con el Interior aún despierta inverosímiles comentarios incapaces tapar el sol con las manos, si al final de una nueva e impactante manifestación de convocatoria genuina todavía queda algo por demostrar, entonces que “Ladren Sancho”… y la burrería de tierra adentro sonreirá agradecida.
El Hipódromo Independencia de Rosario, allí donde surgieron fustas …de la talla de F.T. Rodríguez, el “Colorado” Cosenza, Tomás Mernies, Francisco Funes, Roberto Quintero, Héctor López, Roque Iglesia, Pedro Aricio Maldonado, José Horacio “Pepe” Figueroa, Federico Herrera, los santafesinos Cocho de La Mata, Néstor y “Pili” Bortulé, el chileno Florindo Lema, el “Pulga” Agüero, “Juanpi” Lagos, Cayetano Sauro, Ariel Palacios, el “Galgo” Libré o Rubén Darío Galloso, re-ven-tó de gente. Un lugar ya común en cada etapa de UTTA, imparable en su arraigo de fe.
En el viaje de ida fuimos “acertando carreras” con Adrián Casaccio, el querido “Gato”, e intercambiamos miles de anécdotas de un tiempo que pasó; en el regreso le regaló a mi nene una camiseta de la Selección autografiada por Leo Messi, en cuya fundación colabora.
Al llegar al Parque se advertía de temprano el clima de fiesta grande, coincidente con una temperatura primaveral y un cielo diáfano en el que febo era amo y señor. “Pepe” Moncada y Julio Luján “Bigote” González arribaron de Santa Fe con la carta repleta para la cita hípica del 1º de julio en Las Flores: 195 inscriptos, con 4 Oficiales y una expectativa contagiosa, esa que va dispersándose por el mapa de la República Argentina, volteando barreras de décadas y décadas de insoportable levedad.
Maxi Reyes aseguró tener todo listo para el 19 de agosto en San Francisco (Cba.), y a la hora del Remate Copa UTTA, la carpa mezclaba caras conocidas con curiosos y novatos. El citado Héctor Libré, la pintora Florencia Ratto con sus poemas pictóricos, Mariano (Revista Palermo), Jorge Rusin del stud “Agus”, el “Toto” Martín (arquero de ley), Diego Mitagstein, el invariablemente bronceado Marcelo Durán, los titulares de los Haras La Leyenda y Viejo Tombo, Serrita, Omar Daffara, Leandro Depetris –viajó desde Los Cardos-….
Se superaron los $ 40.000 de promedio y el valor máximo correspondió a la tordilla Corona Noruega, una hija de Exchange Rate (USA) en madre Silver Deputy (USA), egresada del Haras La Leyenda y adquirida en $ 62.500 por Ricardo Palavercich. Presencié la subasta en compañía del “Tío”, amigo rosarino de toda la vida, y al rato cayeron Silvia y Nerina, las madrinas locales de mi pibe Tomás, llevándoselo al buffet y también a escolasar unos boletitos.
El “Negro” Sarachi y el “Gordo” Duprat gatillaban sin parar, y antes del almuerzo, previo encuentro con el “Pijindrín”, el santafesino Leonardo Habychan y el crack Luciano Zylber (desilusionado por el apagado remate de Central), nos estrechamos en un abrazo con “Pucho” Cima, evocando por supuesto al “Llanero” Miguel García y al “Negro” Manga.
Nos sirvieron de primera en la confortable antesala del Comisariato, con platos fríos y calientes en amplia variedad en un ambiente de agradable camaradería. Mientras visualizábamos en los monitores las pruebas rosarinas y sanisidenses, debutó en el pasto norteño el potrillo Murguero, pupilo de Roberto Sarachi al que gritamos con el “Negro” y el “Gringo” Grimaldi –le compró en el tubo…-; bien llevado por Falero, hizo centro a lo guapo el candidato exclusivo de TODO A GANADOR, uniendo a las familias Sarachi, Tessarolo y Scodelaro. El pintón “Niquito” Ferro, fisurado por la velada sabatina en “La Chicago Argentina”, nos confirmó que Winning Prize correrá las Dos Mil Guineas-G1 y Manipuler va a los 1400 del Old Man-G3.
El monstruo Diego Romero y la divina Rocío Marengo empezaban el show sobre el escenario, con la pasada inicial de las postulantes para la Reina del Turf; el jurado, integrado por el “Koala” Duprat, la piba Bárbara Kucharski de TV San Isidro, Sebastián Heredia de TAG y Oscar López (Manager del Haras La Providencia) consagró monarca a Camila Cavallo, una preciosura de increíble perfección, secundada por Florencia Trotta (1ra. Princesa) y Romina Aguirre (2da.).
Entre pasada y pasada, el “Gringo” Grimaldi donó un caballo para ADEIR (Asociación de Equitación Integral de Rosario), y se entregó una importante suma de dinero para la compra de camiones de arena destinados a construir un picadero cubierto para invierno en ese centro de equinoterapia. Fue el capítulo emotivo de la jornada, y también se reconoció a OSPAT como “Institución Amiga” en pos de la toma de conciencia de la necesidad de donar sangre para salvar vidas.
Con Aldo Cuccarolo y Diego Notario, en tanto, conducíamos una emisión en vivo de Canal Hípico de 1½ hora de duración, en simulcasting con el Hipódromo de Maroñas; producida por Marito Di Salvatore y sus muchachos (unos leones), tuvo vasta recepción en canales de la Provincia de Santa Fe y aledañas. A lo lejos, en una de las pausas, escuchamos cómo la multitud ovacionaba a Ángel Baratucci, el célebre “Flaco”, quien recibió una plaqueta en reconocimiento a su figura y al récord mundial jamás igualado de ganar la totalidad de los cotejos de una reunión, los 8 del 15 de diciembre de 1957; el marplatense Notario hizo la locución en esa parte del evento, con su calidad proverbial.
El Premio OSPAT (1200 mts., Oficial) también fue en simultáneo para Uruguay, y allí se impuso Ador Tip con el pibe Gastón Fuentes y el Nº15 en el mandil, doblegando a Cibernauta y Fhilip Emperor. La barra de UTTA, con la incansable Gisel, la pinga Mercedes y el hincha de Morón a la cabeza, traspiraba la camiseta de la casa, y continuaba ingresando gente al Parque en un flujo incesante. “Hace 43 años que prácticamente vivo en este hipódromo, y debo agradecerte Carlos porque nunca lo vi así, con este marco”, dijo muy emocionado el Presidente de la Comisión de Carreras, Juan Carlos Vignatti. Su mano derecha, el Secretario Juan Ignacio Genzano, se prestó al diálogo con las cámaras, y coincidió en la impresión respecto de la concurrencia, sin ocultar su satisfacción por el excelente betting, en un domingo de competencia con 7 partidos decisivos para los dos extremos del fútbol mayor.
Salieron a la cancha los participantes del Clásico Copa UTTA (1600 mts. $ 77.500), y había tantas fijas como anotados. El lujanero First Guy y Bungling Boy trataron de repetir el desarrollo de Santa Fe, con el crédito de Fabián David rompiendo el fuego, seguido por su principal rival y por El Datero, con Hai Sola (BRZ) estiradita en el 4º puesto y el resto a varios largos. Los tres primeros pisaron el derecho en parecida línea, unos metros más adelante acusaban el fuerte ritmo, y por los 300 eran presas del cordobés El Virgin Gorda ($ 9.65) que en impresionante atropellada los dejaba como parados, distanciándose cómodo con el envión. En el disco, y al cabo de 1:37.05, el ex pensionista de “Coco” Bullrich estableció 8 cuerpos sobre la carga de Nordehno, la tibia reacción de Bungling Boy y la tardía aparición de El Asombrado –no venía en ningún lado-.
José Noriega, hijo del piloto cuadrero Hugo y sobrino de “Chupino”, guió con elogiable serenidad al vencedor, y tras la conquista nos señaló: “Este es un pingo, ganó el 25 de Mayo en Córdoba por 10½ cuerpos a Storm Donoso y después entró 2º en el pasto de Palermo sin pasada de 2200 metros, sin nada. Este es su tiro, y yo regresé a Córdoba por él, ya que estaba trabajando en Rosario con ‘Matico’ Encina. Ahora quiero volver acá al Independencia, para completar las carreras que me faltan para poder ir a correr a Buenos Aires”. Al preguntarle sobre su tío, el pibe de 20 años, oriundo de Río Primero, nos confesó que Juan lo aconseja mucho, “ya que soy medio rebelde y él ayuda a que me ubique, porque esta profesión es difícil, muy sacrificada, con madrugones todos los días, privaciones en las comidas, y si no se hace buena letra no se llega a nada”.
Alejandro Ortiz, entrenador del Grand Reward (USA) nacido en el Haras La Quebrada y defensor del stud “Marquito” de “La Docta”, se había quedado laburando en Barrio Jardín; estaban su padre y su hermano, que no dudaron en calificar a El Virgin Gorda como “un caballo importante, de concepto, muy sano, un animal que jamás da trabajo. Nos lo recomendó el hijo de ‘Coco’ Bullirch y la verdad que le estamos muy agradecidos”. El patrón del zaino de 4 abriles, el popular Marco Rennella, piensa en octubre: “Con El Virgin Gorda sueño con ganar el San Jerónimo, un Clásico en que entré 2º dos veces, me quiero dar ese gusto. Estuve en varias Copa UTTA y era otro trofeo que me faltaba, pero para esta serie tengo un caballito que acaba de triunfar por 30 metros y va a dar que hablar. Averigüen quién es”. Acá está: Jungle Count.
Gabriel Munguía me dateaba a las 2 de la tarde con Pobre Tigre, luego de limar asperezas por un cruce de palabras en el Facebook, y el Mad Champ de la ecurie “El Tigre de Iriarte”, cinchado por el “Gordo” Cadena, le bajó el telón a la programación con lujoso estreno en extraoficial de 525 metros, sin ser exprimido por Jonatan Cabral. Iba a cobrar los tolebos y por ahí me tocan la espalda: era Alejandro Turnaturi, uno de los mejores periodistas del país, cuya llama iluminó “El Ciudadano” de Rosario e infinidad de periódicos del mundo. Charlamos 3 ó 4 minutos con el “Negro” –siempre recuerdo a su mamá Lola-, suficientes para saber que el respeto y la admiración mutua seguirán intactos a través de la eternidad.
Los Auténticos Decadentes –con ese nombre podrían haber firmado la patética solicitada aparecida entre semana en cierto órgano de la decadencia…-, empezaban a movilizar el crepúsculo, era placentera la atmósfera de otro hipódromo lleno, de pie, las canciones pegadizas hacían bailar a la muchedumbre, y se experimentaba el privilegio de observar imágenes archivadas en la memoria como postales desteñidas de una época esfumada entre los dedos del sopor.
Retorno a La Plata, escribiendo esta crónica arriba del bondi, en la notebook del “Gordo” Duprat (lo hicieron bailar con la Marengo, se ruborizó, bajó unos kilitos y enseguida se desquitó con un choripán), y “The Painted” Zylber nos baste que el Arse es campeón. Que descendió Banfield, Tigre zafó de todo, y San Lorenzo se fue a la promoción. El mismo Duprat, junto a Notario, la ofician de azafatas y sirven la vianda a los pasajeros.
El micro atraviesa la noche, y me siento una suerte de cronista de guerra que relata la digna lucha de un dirigente contra el establishment poderoso de recursos pero inerme de ideas; combate gigantesco en pos de la inclusión, cruzada titánica para salvar al turf del precipicio más doloroso: el cavado por los soberbios y su triste coro de obsecuentes.
TODO A GANADOR