Los 12 filántropos que dejan su marca alrededor del mundo

Posted on 10 julio, 2012

0


 

El último fue un año de crecimiento para las iniciativas solidarias. De los u$s 3.300 millones donados en 2010 se pasó a un total de u$s 10.400 millones, en 2011, entre los 50 filántropos más importantes de los Estados Unidos. Sin embargo, de acuerdo a la publicación especializada The Chronicle of Philanthropy, los millonarios no recuperaron los niveles de aportes que se registraron previo a la crisis financiera. Incluso, Bill y Melinda Gates y Warren Buffett, tres de los protagonistas más importantes de los años anteriores, no lograron ubicarse en el listado de quienes más aportaron en 2011.
La educación y la salud son las dos principales áreas que más apoyaron los millonarios, aunque también figuran programas específicos de seguridad social y justicia. Estos son los principales filántropos de 2011 y sus acciones solidarias más importantes.

Paul Allen
Compañía: Microsoft.
Industria: Tecnología.
Origen: Estados Unidos.
Donaciones: u$s 372,6 millones.
Destino: Arte, Cultura, Educación.
Las donaciones del cofundador de Microsoft, Paul Allen, ascendieron en 2011 a unos u$s 372,6 millones que fueron destinados principalmente a la Paul G. Allen Family Foundation. La organización, liderada por el ex ejecutivo, se dedica a programas relacionados a la cultura, el arte y la educación. Allen desarrolla su actividad filantrópica principalmente en la zona del Pacífico Noroeste de los Estados Unidos. Sus iniciativas abarcan desde el apoyo financiero a obras determinadas como también en el fortalecimiento de la infraestructura de las organizaciones culturales de la región.
El año pasado, la fundación entregó u$s 70 millones para el Allen Institute for Brain Science, que apoya los programas de neurociencia y genética del instituto con base en Seattle. Otros u$s 7,6 millones fueron destinados al Experience Music Project, que contempla un museo de música popular y ciencia ficción, también en esa ciudad. En total, Allen donó a más de 50 programas en su país.

George Soros
Compañía: Soros Fund Management.
Industria:  Hedge Funds.
Origen: Hungría, Estados Unidos.
Donaciones: u$s 335 millones.
Destino: Open Society Foundations.
A los 81 años, George Soros donó u$s 335 millones para su Open Society Foundations, una organización que incluye el Open Society Institute, que creó en 1993 para apoyar el desarrollo de las instituciones democráticas en Europa Central y del Este, y en la ex Unión Soviética. El año pasado, Open Society Foundations le dio u$s 862 millones a organizaciones sin fines de lucro. La donación más importante, de u$s 95 millones, fue para el Institute for New Economic Thinking, que Soros ayudó a crear en 2009, cuando donó u$s 50 millones para establecer la organización en la Universidad Central Europea, en Budapest, Hungría. El instituto se creó como respuesta a la crisis financiera global. Su principal foco es de- safiar los pensamientos económicos tradicionales a partir de premios y conferencias.
Por otra parte, las fundaciones también donaron u$s 60 millones a Bard College, en Annandale-on-Hudson, NY, EE.UU. para su Centro de Compromiso Cívico, el Instituto de Políticas Públicas de la universidad. Pero, para recibir este dinero, la universidad deberá recaudar u$s 120 millones de otros donantes. Además, u$s 30 millones fueron para apoyar la Young Men’s Initiative, un programa que creó el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, para combatir las diferencias sociales y económicas que impiden el progreso de los negros y latinos.

Michael Bloomberg
Compañía: Bloomberg.
Industria: Finanzas, Medios.
Origen:Estados Unidos.
Donaciones:u$s 311,3 millones.
Destino: Arte, Servicios Humanos, Asuntos Públicos, entre otros.
Michael Bloomberg, que, además de ser el dueño de la empresa de finanzas y medios que lleva su nombre, es el alcalde de la ciudad de Nueva York, donó más de u$s 300 millones a 1.185 organizaciones sin fines de lucro en el transcurso del año pasado. Entre algunas de las destacadas, u$s 30 millones fueron para la Young Men’s Initiative. Si bien el programa es público, Bloomberg contribuyó con donaciones de su propio bolsillo e impulsó a que otros millonarios (ver arriba), también ayudaran. Otra de las donaciones que se hizo pública fue cuando, además de donar dinero de forma personal, ayudó a recaudar, de nuevo entre sus contactos, u$s 1,5 millón cuando, por el déficit estatal, se debieron suspender los exámenes que posibilitarían que más de 5.000 estudiantes se graduaran ese año en el estado de Nueva York.
Por otra parte, su perfil ecológico se confirmó el año pasado con la mayor donación a esta causa de parte del alcalde, cuando cedió u$s 50 millones para eliminar plantas de energía que queman carbón. La mayor parte de la donación fue para Sierra Club, que prometió transformar la organización de la campaña, que asegura haber parado ya la construcción de más de 150 plantas. El monto representa un tercio del presupuesto de la campaña para los próximos cuatro años.
Este año, por otra parte, donó u$s 250.000 para la Planned Parenthood Federation of America, especialmente destinados para realizar estudios de detección de cáncer de mama. Entre otras de las organizaciones a las que ayudó se encuentran: Alliance for the Arts, American Foundation for Suicide Prevention, DC Central Kitchen, Global Road Safety Partnership (Ginebra), Harlem Children’s Zone, League for the Hard of Hearing, Mercy Corps, Mental Health America of Georgia, Playwrights Horizons, Save the Children, Survivors of the Shoah Visual History Foundation y la University of North Carolina, entre otras.

Raymond Perelman
Compañía: RGP Holdings.
Industria: Finanzas, Manufactura y Minería.
Origen: Estados Unidos.
Donaciones: u$s 227,3 millones.
Destino: Educación.
Perelman y su mujer, Ruth, que falleció el invierno pasado a los 90 años, comprometieron u$s 225 millones para la Universidad de Pennsylvania, específicamente para la Raymond and Ruth Perelman School of Medicine. El matrimonio no puso ningún tipo de condición sobre cómo se debería usar el dinero, pero desde la universidad informaron que planean contratar más investigadores médicos y miembros de la facultad, además de aumentar la ayuda financiera para los estudiantes.
El ejecutivo se desempeña también en la junta de la escuela de medicina. Él mismo es graduado de la Wharton School, la escuela de negocios, de donde egresó en 1940. La institución ya había recibido u$s 25 millones del matrimonio en 2005, utilizados para el Ruth y Raymond Perelman Center for Advanced Medicine. Perelman asegura que tanto él como su mujer se interiorizaron en el sistema de cuidado de la salud y en las necesidades de la profesión médica luego de esta donación. De allí, el compromiso de los u$s 225 millones, debido a sus preocupaciones sobre el sistema de salud estadounidense y las demandas de la nueva ley. “Ahora, veo lo que puede hacer la medicina moderna por los pacientes. Necesitamos más doctores durante los próximos años, porque estarán mejor entrenados y ayudarán a más personas”, aseguró el ejecutivo luego de anunciar la donación.
Pero la universidad no fue la única que recibió beneficios. Casi u$s 1,3 millón recibió el National Museum of American Jewish History. Además, se donaron u$s 100.000 de los u$s 600.000 comprometidos para el Bascom Palmer Eye Institute, en Miami. Otros u$s 100.000 fueron se destinaron a cuatro organizaciones sin fines de lucro: American Friends of Israel Museum, Jewish Federation of Greater Philadelphia, Perelman Jewish Day School y el Museo de Arte de Filadelfia. Además, u$s 50.000 fueron para la Clínica Cleveland.

David y Dana Dornsife
Compañía: Herrick Corporation.
Industria: Acero.
Origen:Estados Unidos.
Donaciones: u$s 200 millones.
Destino: Educación.
David Dornsife, de 67 años, chairman de la Herrick Corporation, el mayor fabricante de acero de lacosta Oeste, y su mujer, Dana, de 49 años, se comprometieron a donar u$s 200 millones a la University of Southern California, en Los Ángeles, para apoyar el College of Letters, Arts and Sciences, que pasó a llevar el nombre del matrimonio. Los Dornsife, sin embargo, se negaron a especificar cuánto del monto prometido se entregó en 2011.
Si bien la donación no tiene ningún tipo de restricción, desde la universidad se comunicó que planean utilizar el dinero para ayuda financiera, reclutamiento de docentes y un programa de becas para aquellos estudiantes que planean, luego de graduarse, trabajar en tratar de resolver desafíos sociales.
Según la pareja, uno de los principales motivadores detrás de su decisión fue la recesión económica que enfrentó el país -y el mundo-, porque sentían que la educación había sido golpeada por ella y necesitaban intervenir. El ejecutivo se graduó allí en 1965, con un título en negocios, y es miembro de la junta.
Este monto es la mayor donación particular que recibió la universidad en su historia, aunque no es la primera en trascender por la cantidad: en 2006, el productor y director de cine George Lucas, que se graduó allí en 1966, había donado u$s 175 millones.
El matrimonio también apoya a World Vision, una agencia humanitaria internacional. A través de ella apoyan emprendimientos microeconómicos, y programas de agricultura y literatura en la República Islámica de Mauritania; y, asociados con la Conrad N. Hilton Foundation, ayudan a la provisión de agua en Mali, Ghana, Nigeria, Etiopía, Zambia y Malawi.

Robert y Dorothy King
Compañía: Peninsula Capital.
Industria: Finanzas.
Origen: Estados Unidos.
Donaciones: u$s 166,5 millones.
Destino: Educación.
La Stanford University recibió u$s 154,5 millones por parte de David King (76) y su mujer Dorothy (75) para establecer el Stanford Institute for Innovation in Developing Economies, un centro en la Escuela de Graduados de Negocios, donde tanto los estudiantes como otras personas investigarán prácticas de emprendedorismo para poder enseñarles a las personas cómo aplicar los hallazgos para ayudar a aliviar la pobreza en países en desarrollo. King es egresado de la escuela de negocios de esa institución.
Del total donado, está estipulado que u$s 102,5 millones se utilicen para crear el instituto y u$s 50 millones para atraer e igualar donaciones, tanto para el instituto como para otros programas de la universidad. Los u$s 2 millones que quedan deberán destinarse a becas, en las que serán prioridad entre quienes apliquen los estudiantes de países en desarrollo con ingresos bajos.
Según informó el matrimonio, la idea de esta donación surgió luego de 40 años en los que recibieron en su propia casa a estudiantes de diferentes países que iban a estudiar a los Estados Unidos. Una de ella, que proveía de Zimbawe, invitó a la casa de los Kings a sus compañeros de un viaje de estudios que había hecho a África. Allí, los Kings escucharon cómo muchos de esos estudiantes se sentían obligados de volver a hacer pasantías a África.
La pareja también fundó en 1995 la Thrive Foundation for Youth, en Menlo Park, California, que trabaja y apoya a organizaciones sin fines de lucro y científicos sociales para promover la investigación y programas para ayudar a los padres, maestros y mentores a mejorar sus herramientas para trabajar con jóvenes con necesidades. A esa fundación fueron parte de los u$s 12 millones que la pareja donó, aunque también recibieron diferentes montos Darmouth College, el Fuller Theological Seminary, el Kennebunkport Conservation Trust y la Universidad de Wisconsin, de donde es egresada Dorothy.

John y Julie Mork
Compañía: Energy Corporation of America.
Industria: Petróleo.
Origen: Estados Unidos.
Donaciones: u$s 100 millones.
Destino: Educación.
Los u$s 100 millones que el matrimonio Mork donó en 2011 fueron destinados a la University of Southern California en Los Angeles, de la que John es miembro del consejo desde 2006, además de ex alumno de la institución. Los fondos serán utilizados para apoyar el programa de becas del establecimiento donde también estudian los hijos que el ejecutivo tiene con su esposa Julie. Mork es CEO de Energy Corporation of America, una compañía dedicada a la exploración de petróleo o gas natural con sede central en la ciudad de Denver. El ejecutivo, que egresó de la University of Southern California en la década del ‘70 como ingeniero en Petróleo, tiene una amplia experiencia en el sector energético, en el que lideró organizaciones como Pacific States Gas and Oil, hasta que fundó ECA en 1973. Esta no es la primera donación que el matrimonio Mork realiza a la institución californiana. En 2006, había aportado u$s 15 millones, también para el apoyo del programa de becas estudiantiles, que contempla más de una docena de iniciativas diferentes y cubren a todos los alumnos, desde el inicio de sus carreras hasta proyectos con graduados.

John y Laura Arnold
Compañía: Centaurus.
Industria: Energía.
Origen: Estados Unidos.
Donaciones: u$s 101 millones.
Destino: Educación,
Justicia Penal.
John Arnold es uno de los multimillonarios menos conocidos de los Estados Unidos. Su firma de inversión con base en Houston, Centaurus Energy, está enfocada en el trading de gas natural. El fondo maneja activos por u$s 5.000 millones y en sus primeros siete años de negocios siempre ofreció retornos superiores al 50% de la inversión. El año pasado, Arnold y su esposa Laura donaron u$s 84 millones su fundación a la Laura y John Arnold Foundation, que fue creada en 2008 y tiene como misión principal “producir reformas sustanciales y duraderas que maximicen las oportunidades y reduzcan la injusticia en la sociedad”. Sus áreas de acción son la justicia criminal pública, en la que aboga por un sistema equitativo que respete los derechos humanos y civiles de todos los ciudadanos, y en la educación, específicamente con programas que buscan mejorar la calidad del sistema público. Además, el organismo también tiene programas en el área de la contabilidad pública para mejorar la eficiencia del sector.
En 2011, la fundación otorgó fondos por u$s 40 millones a escuelas y otras instituciones públicas. La pareja donó otros u$s 17 millones a otras organizaciones por fuera de su fundación, pero que no fueron promocionados públicamente.

Richard Jacobson
Compañía: Jacobson Companies.
Industria: Logística y Almacenamiento.
Origen: Estados Unidos.
Donaciones: u$s 100 millones.
Destino: Educación, Justicia Penal.
A diferencia de muchos de los millonarios que integran la lista de los principales filántropos de 2011, Richard Jacobson estableció un fin específico para los u$s 100 millones que el año pasado donó a la Mayo Clinic de Rochester, Estados Unidos. El establecimiento de salud, uno de los más prestigiosos del país y el mundo, utilizará el dinero para crear un programa de terapia de bombardeo de protones en el centro contra el cáncer de la institución.
Para Jacobson, cuya compañía ofrece servicios de logística para industrias de alta demanda como la de bebidas, retail y químicos, no es la primera vez que dona al establecimiento médico de Rochester, en Minnesota. Ya había aportado previamente u$s 2 millones para un programa de medicina molecular y otros u$s 55.000 para investigación. El empresario, que es paciente regular de la Mayo Clinic, también fue responsable de la creación del Jacobson Institute for Youth Entrepreneurship.
EL CRONISTA

Anuncios