Síndrome de baja performance

Posted on 3 agosto, 2012

0


Por Andrés Smetana
Veterinaria Equina
Durante la recuperación del ejercicio, se recomienda aplicar glucosa endovenosa (6gr/kg en un período de 12 hs), que sirve para proporcionar glucógeno muscular.
El período que abarca hasta 30 minutos post ejercicio es funda-mental, ya que debe introducirse el lactato nuevamente a los tejidos con el fin de evitar la rabdo-miolisis o “tying up”, comúnmente diagnosticada por el aumento de las enzimas musculares (CPK-GOT-GGT) en los perfiles de rendimiento. Recordemos que la acción la producen los hidrogeniones, los cuales producen la disminución del PH muscular y el daño celular, al aumentar por encima de los límites fisiológicos. Así mismo post ejercicio debe producirse la re captación de oxigeno (OÍ).
La disminución de la concentración de insulina post-ejercicio no favorece la re síntesis de glucógeno. Pero a su vez durante el ejercicio se estimula la glucógeno sintetasa (estimula el transporte de glucosa) al músculo. Durante la recuperación la lipolisis brinda triglicéridos (TG), que a su vez dan ácidos grasos no esterificados (AGNE) los cuales pueden ingresar al músculo y brindar dióxido de carbono (CO2) y ATP (energía), este es un pro-ceso lento durante la recuperación.
Junto a este proceso que brinda energía durante la fase de recu-peración, la glucosa sanguínea ingresa al músculo para convertirse en glucógeno de reserva y brindar C02 y ATP. El ATP (adenosin trifosfato) obtenido a través de los AGNE y de la glucosa.
Durante el período de recu-peración los glóbulos rojos liberan lactato (de aquí la dificul-tad de medirlo y definir si es proveniente de los hematíes o no para medir el metabolismo anaeróbico).
Este lactato presenta la capaci-dad de producir energía por:
•Producción de glucógeno
muscular.
• Producción de glucosa
hepática.
Produciendo energía para el corazón.
Recordemos que durante la recuperación la lipolisis es lenta. Dietas muy altas en hidratos de carbono no.son favorables.
Dietas lipidicas
Aceite vegetal
•Aumentan fosfolípidos y colesterol plasmáticos.
• Disminuyen los triglicéridos plasmáticos. El aceite de maíz puede comprender hasta el 28% de la dieta, lo mismo que el maíz en grano es fundamental para caballos que corren la larga, con altas veloci-dades de energía aeróbi-ca, es importante sumi¬nistrarles aceite de maíz (hasta 200 o 300 a la mañana y tarde) para brindarles ácidos grasos.
El uso de este aceite produce:
•Disminución del flujo de glu-cosa en ejercicios de baja intensidad.
•Favorece la oxidación lipidica y la disminución del uso de hidratos de carbono para ejercicios moderados.
•Se puede dar hasta 7,5 % de materia seca (MS) o 20% de energía digestible (ED).
REVISTA PALERMO