Marilyn Monroe: A 50 años de su muerte, se gastan fortunas por un recuerdo de la diva

Posted on 5 agosto, 2012

0


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se cumplen 50 años de la muerte de uno de los grandes íconos populares del pasado Siglo XX y los medios de todo el mundo la recordarán.
Pero Marilyn no sólo es objeto de homenajes y revisiones a cargo de investigadores, periodistas y editores. Millones de personas alrededor del mundo aún la admiran y sienten atracción y empatía por la joven actriz fallecida en 1962 a los 36 años víctima de una sobredosis de barbitúricos.
Y muchos de sus fans incluso gastan fortunas en adquirir alguna de sus pertenencias. ¿Fetichismo? ¿a quién no le gustaría tener en su casa algún artículo que haya pertenecido a la inolvidable Marilyn Monroe?
Desde preciados vestidos hasta su humilde cámara de fotos, todo tipo de artículos son buscados y comprados a precio de oro, en el mayor secreto, por ricos coleccionistas, y durante estos días la demanda por lo relacionado con la explosiva rubia de Hollywood es más fuerte que nunca.
El emblemático vestido que levanta la corriente de aire proveniente de la rejilla del subte en el film “La comezón del séptimo año” se vendió en Los Ángeles por la increíble suma de u$s 4,6 millones.
Otro vestido que Monroe usó en “Almas perdidas” junto a Robert Mitchum, se remató por u$s 516 mil en Macao. Además, por u$s 16.250 se vendió un desnudo firmado de su sesión de fotos “de terciopelo rojo” con el fotógrafo Tom Kelly.
Un diploma de 1941 a nombre de una quinceañera Norma Jeanne (el verdadero nombre de Marilyn) fue subastado por la galería Julien’s por nada menos que u$s 21.250.
Los recuerdos de la estrella se cotizan en la actualidad a precios tan altos que las instituciones públicas tienen pocas posibilidades de adquirirlos.
En Washington, el Museo de Historia Nacional Estadounidense, propiedad de la Smithsonian Institution, la mayor red mundial de museos, tiene apenas… un par de guantes de Monroe. “Es uno de los muchos pares que tenía”, afirmó el curador Dwight Bowers, al quitarlos de la vitrina que comparten con el disfraz de Superman de Christopher Reeves y el sombrero texano que llevaba JR en “Dallas”. Los guantes, testimonio de lo pequeñas que eran las manos de la estrella, fueron donados por un coleccionista privado a la institución.
Por cierto, el domingo, TCM emitirá un tributo especial que consta de siete películas. Desde las 14 se podrán ver “Nunca fui santa” (1956); a las 15.40 “Cómo pescar a un millonario” (1953); 17.20 hs “El príncipe y la corista” (1957); 19.25 hs “Luces de candilejas” (1954); 21.40 hs “Los caballeros las prefieren rubias” (1953); 23.30 hs “La comezón del séptimo año” (1955) y 1.30 del lunes 6 “Monkey Business” (1952)
EL CRONISTA

Anuncios