Apple se prepara para ingresar al negocio automotriz, el sueño de Steve Jobs

Posted on 14 agosto, 2012

0


En un tribunal de San José, Estados Unidos, las compañías Apple y Samsung se encuentran en este momento embarcadas en un juicio multimillonario por una disputa en torno a patentes vinculadas con el iPhone. Básicamente es Samsung la parte acusadora de plagio, por llamarlo de alguna manera.
Durante el pleito, Apple se ha visto obligada legalmente a revelar secretos empresariales, algunos vinculados con sus finanzas y otros con sus proyectos.
Entre los datos más impactantes dados a conocer por su director de Marketing, Phil Schiller, se encuentran, por un lado, el dinero invertido en promoción para sus productos iPhone y IPad: u$s 1000 millones.
Y por el otro, la confirmación de los insistentes rumores de que la firma de la manzanita insistirá con los viejos planes de aterrizar en el mercado automovilístico, un viejo sueño de su gurú, el recientemente fallecido Steve Jobs, y que a juicio de Mickey Drexler, miembro del consejo de administración de Apple, de haberse convertido en realidad en su momento, hubiera copado “probablemente el 50 por ciento del mercado” automovilístico.
La historia se remonta al año 2007, cuando el presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, y Jobs, se reunieron en California para establecer algunos detalles del nuevo desarrollo. Sin embargo, después de varias idas y vueltas, el proyecto del “iCar” no prosperó y todos los cañones de la compañía fueron dirigidos casi en exclusividad al lanzamiento del iPod touch y del iPhone.
En la actualidad, hasta donde se puede saber, el gran desarrollo que están teniendo año a año los dispositivos Apple (y no solo los de Apple), habría inspirado nuevamente a sus ingenieros para imaginar un vehículo Apple que aproveche toda esta tecnología, con fecha de lanzamiento posible en 2015.
Entre los posibles avances que podrían beneficiar a un conductor y los acompañantes de un iCar se encuentran además de la obvia Mac de abordo, el asistente de voz Siri, lanzado junto con el iPhone 4 y que es capaz de contestar todo tipo de preguntas y ejecutar tareas sin necesidad de utilizar un teclado. La información necesaria, por ejemplo, como la velocidad, kilómetros, revisiones, fluidos, destino, mapas, etc, aparecerá proyectada en el parabrisas. Y en relación a la seguridad vial, una cámara seguirá los gestos del conductor para captar síntomas de cansancio.
Los espejos exteriores serán cámaras con imágenes sin ángulo muerto; y muchas de las funciones se controlarán con un pequeño joystick en el volante y en la zona central, y la carrocería estaría fabricada con materiales especiales.
EL CRONISTA