La única salida: Por los controles cambiarios, se duplica la venta de oro fundido y lingoteado en el país

Posted on 14 agosto, 2012

0


Por Verónica Dalto
El refugio para los minoristas cambió del verde al dorado. En los últimos tres meses se duplicó la venta de oro respecto de lo que se vendió el primer semestre del año pasado, con un promedio de 60 kilogramos mensuales, a partir de las restricciones para ahorrar en dólares.
Aunque en julio se tranquilizó la demanda respecto de mayo, todavía se mantiene cuatro veces por encima del promedio mensual del primer cuatrimestre de este año. En tanto, la venta de joyas online creció 50%.
Sucede que con las restricciones para comprar dólares por parte del público minorista, los inversores pequeños se volcaron masivamente a la compra de oro en lingotes para no quedarse con los pesos que se desvalorizan por la alta inflación.
El Banco Ciudad vendió 42,8 kilogramos en julio y completó un trimestre de 58,67 kilogramos promedio mensual. En el primer cuatrimestre se habían vendido 10,81 kilogramos por mes y en el primer semestre de 2011, unos 25 kilogramos.
El ahorro en pesos se volcó al oro, entonces. Pero los bancos Supervielle y Piano, dos importantes oferentes de monedas de oro importadas, no pudieron satisfacer esa demanda, ya que la venta de esas monedas también quedó sujeta a las restricciones para comprar dólares.
En el Banco Ciudad, la venta fuerte comenzó en mayo, cuando se vendieron 76,54 kilogramos, porque las autoridades dejaron de dar permisos para comprar dólares con destino al atesoramiento.
Debido a la fuerte demanda, las autoridades tuvieron que restringir la venta de lingotes a 100 kilogramos por día por persona desde junio para poder abastecer al público minorista y evitar que empresas o inversores más grandes se hicieran de todo el stock.
“El banco tiene un ciclo un proceso de compra de oro y refinación que no es infinito. Va manejando el stock para darle la posibilidad a una mayor cantidad de clientes que quieran invertir en este instrumento y que empresas o clientes más importantes no se lleven mucha cantidad”, dijo Nicolás Fiorentino, coordinador de la gerencia de Pignoraticio y Ventas del Banco Ciudad.

A gusto del comprador
Actualmente el promedio de ventas es de 40 gramos por persona, especialmente en los tamaños de 10 gramos, que ayer cotizaba a $ 3.124,60, y 50 gramos, a 15.526,40 pesos.
Los clientes del Banco Ciudad pueden comprar los lingotes en la sucursal que operan habitualmente sin mayores requisitos. Quienes no son clientes del banco, tienen la opción de dirigirse a la sucursal pignoraticia en la calle Esmeralda 672 para acceder a los lingotes.
En esa sucursal también se exhiben las joyas que el banco ofrece en su tienda online, donde la venta directa creció 50% en los últimos tres meses, según dijo Fiorentino. “Los lotes se vendieron por arriba de las expectativas. Interpretamos que con las restricciones, la gente tiene pesos y no sabe en qué volcarlo y ve las joyas como una forma de resguardo, como inversión”.
La demanda de oro local está en línea con la internacional, que empuja la cotización de la onza por encima de los u$s 1.600, ya que los inversores internacionales se refugian en este commodity mientras el dólar pierde valor por la fuerte emisión de billetes que realiza la Reserva Federal para salvar la economía estadounidense.
La expectativa en la entidad porteña es que en la segunda parte del año continúe la tendencia del segundo trimestre en cuanto a la fuerte venta en las subastas, alhajas y oro en lingotes, “salvo que cambien las condiciones”, dijo Fiorentino.
EL CRONISTA

Anuncios