Los mezclados del Cambalache

Posted on 18 agosto, 2012

0


 

Por Eduardo Parise
La idea original era que el público lo conociera con el estreno de El alma del bandoneón , la película para la que había sido compuesto y que se proyectó en febrero de 1935. Pero Luis César Amadori, quien conocía a Enrique Santos Discépolo, decidió otra cosa: llevárselo a Sofía Bozán para que lo cantara por primera vez en el Teatro Maipo. Cuando Angel Mentasti (productor de la película) se enteró, corrió indignado hacia la calle Esmeralda para frenar aquello. Amadori lo paró casi en la puerta y fueron a debatir el tema a la Confitería Richmond que estaba casi frente al teatro. Y mientras discutían, sobre el escenario “La Negra” Bozán estrenaba aquel tango de Discépolo. Ocurrió a fines de 1934, la revista se titulaba “Esmeralda al 400” y el tango era Cambalache .
Convertido en un símbolo de lo que fueron esos años de corrupción (y para muchos de otros que los siguieron), Cambalache es un fiel reflejo de la poesía irónica y lacerante que Discépolo supo ponerle a la mayoría de sus obras. Y para eso usó imágenes duras como aquellas de “ la Biblia contra un calefón ” o “ el que no llora no mama y el que no afana es un gil ”.
Pero esta vez la intención es centrarse en los personajes que el poeta mencionó en su letra para graficar aquella mezcla donde “ ¡cualquiera es un señor!
” y “ ¡cualquiera es un ladrón!
”. Los primeros que desfilan son Stavisky, Don Bosco y “ la Mignón “. La última es una imagen figurada para representar a una prostituta. Pero los otros dos existieron e hicieron historia.
Serge Alexander Stavisky (20 de noviembre de 1886-8 de enero de 1934) fue un famoso estafador. Nació en Ucrania y luego se nacionalizó francés. Su mayor golpe fue cuando, con apoyos financieros y hasta políticos, defraudó en más de 200 millones de francos al municipio de Bayona. La estafa se descubrió a fines de 1933. Y cuando fueron a detenerlo, lo encontraron muerto con un balazo en la cabeza. En cambio Juan Melchor Bosco (16 de agosto de 1815-31 de enero de 1888) fue todo lo contrario. Educado por su madre en la fe, en su Italia natal y desde chico, mostró su vocación por servir a Dios y a los humildes. Y creó una obra religiosa con contenido social que se extendió por el mundo, incluida la Argentina: la congregación salesiana. Conocido simplemente como Don Bosco fue canonizado en 1934, el mismo año en que Discépolo compuso Cambalache .
En la letra, también aparecen “ Don Chicho y Napoleón, Carnera y San Martín ”. El emperador francés y nuestro máximo prócer son figuras a las que no se necesita historiar. Pero, ¿quiénes son los otros dos? Don Chicho se llamaba en realidad Juan Galiffi (9 de diciembre de 1892-Milán, 1943). Nacido en Sicilia, había llegado a la Argentina en 1910. Siempre se lo acusó de ser “el Al Capone argentino”, porque dicen que convirtió a la ciudad de Rosario en la “Chicago” del país. El siempre negó tener relación con la mafia. Lo conocían como “Chicho Grande” y lo deportaron en 1933.
Por su parte, Primo Carnera (25 de octubre de 1906-29 de junio de 1967) también era italiano. Había nacido en Sequals, cerca de Udine. A los 18 años medía 2,05 metros y pesaba 125 kilos. Empezó haciendo demostraciones en un circo pero un promotor lo convenció para que fuera boxeador. Y aunque no era brillante, en 1933 llegó a campeón mundial de los pesos pesados. Tras su retiro, terminó haciendo peleas de catch (incluso estuvo en la Argentina) y hasta papeles breves en películas de Hollywood.
La difusión de Cambalache muchas veces fue prohibida por los censores de turno. Y el tango también generó debate por su temática similar a la de Al mundo le falta un tornillo , obra que Enrique Cadícamo hizo en 1933. Los defensores de Discépolo dicen que otro tema suyo, titulado ¡Qué sapa, Señor!, fue escrito en 1931. Y ya estaba en esa misma línea. La polémica está abierta.
Pero esa es otra historia.
CLARIN