Colón no deja de sorprender y Racing se despidió con bronca

Posted on 31 agosto, 2012

0


Por Damián Cáceres
Colón sigue sorprendiendo, al mismo tiempo que Racing amaga con respuestas que no entrega. Anoche, el conjunto santafecino dio vuelta el partido, se impuso por 2 a 1 a la Academia, terminó clasificándose para los 8vos de final de la Copa Sudamericana por un global de 5 a 2 y ahora deberá jugar con el ganador de la llave entre Cerro Porteño, de Paraguay, y Mineros, de Venezuela. Los dirigidos por Luis Zubeldía, en cambio, suman preocupaciones.
El tempranero gol cambió los planes de los dos. Porque Racing salió con la obligación de dar vuelta el 1-3, pero -al mismo tiempo- con la decisión y la presión futbolística para acorralar desde el primer minuto a su adversario. La imagen de Colón, en cambio, era con el DT Sensini enojado y moviendo sus brazos para intentar despertar a sus dirigidos.
Fue explosiva, en velocidad y desequilibrio, la jugada de Centurión desde la izquierda hacia el centro y el remate que generó el gol de Racing: Cámpora, con olfato, fue inteligente para capturar el rebote que dio Pozo y puso el 1-0. Parecía la gran noche del reemplazante de Sand, ya que de inmediato volvió a convertir tras un centro de Hauche, aunque esta vez el tanto fue bien invalidado por off-side.
Además del empuje ofensivo (y en medio de un partido muy físico, muy luchado), había un control del balón por parte de Racing desde el despliegue de Zuculini y la presencia de Aued, que jugó su primer tiempo desde que llegó a Avellaneda.
Colón entró tarde en el partido . Apenas había mostrado una intención de Gigliotti y una subida de Caire con peligro, acción similar al gol que le anotó a Estudiantes en La Plata. Pero Racing bajó la intensidad en la segunda etapa y el conjunto santafecino cambió completamente su actitud. Primero, lo incomodó con un buscapié de Curutchet que nadie logró empujar en la línea del arco, y luego con un tiro libre directo de Mugni que dio en el palo derecho de De Olivera.
El empate, que maduraba , llegó con un gran pase filtrado de Moreno y Fabianesi para la definición mano a mano de Gigliotti ante De Olivera. Y, a partir de allí, cada contraataque era peligro de gol en favor de Colón. Así fue como Moreno y Fabianesi aceleró y batió a De Olivera con un derechazo que se desvió en Corvalán
LA NACION

Posted in: Argentina, OSPAT