La pelea del siglo: Apple vs. Google

Posted on 11 septiembre, 2012

0


Por Jessica Vascellaro y Amir Efrati
Desde que se unieron, en 2007, el iPhone y Google Maps parecían el matrimonio perfecto.
El servicio de mapas de Google, que permite a los internautas hallar establecimientos comerciales, revisar las condiciones del tránsito y obtener instrucciones sobre cómo llegar a un lugar, ha contribuido al éxito del iPhone. La popularidad del teléfono inteligente de Apple, a su vez, ha impulsado el tráfico hacia el motor de búsqueda de Google a través de Google Maps.
La felicidad conyugal, sin embargo, no duró mucho. La tecnología móvil de mapas está a punto de convertirse en el último campo de batalla en la guerra de los dos gigantes de tecnología cuyo objetivo es dominar el futuro de la computación.
Antes de que termine el año, Apple contempla eliminar a Google Maps como programa pre instalado en los iPhones y los Ipads y lanzar una nueva aplicación de mapas que funciona con la tecnología de Apple, según fuentes cercanas a la compañía. Apple podría hacer una demostración del nuevo software, que será parte de su próximo sistema operativo móvil, en unos días durante una conferencia anual de desarrolladores que se realizará en San Francisco, indica una fuente cercana.
Apple ha estado preparando durante años el plan para expulsar a Google Maps del iPhone, según ejecutivos de la empresa. Los preparativos se aceleraron cuando los teléfonos inteligentes que funcionan con el sistema operativo Android, de Google, superaron en ventas a los iPhones.
Sin hacer mucho ruido, Apple ha adquirido tres empresas de mapas, fusionando su tecnología con la propia. En los últimos meses del año pasado, Apple dio un primer paso en el desarrollo de un servicio de mapas con la introducción de un geocodificador el cerebro detrás de una aplicación de mapas que traduce la latitud y longitud de un teléfono en un punto en el mapa, como una dirección. Antes, Apple dependía del geocodificador de Google.
La publicidad asociada a los mapas o las ubicaciones podría equivaler a 25% de los cerca de US$2.500 millones destinados a anuncios móviles en 2012, según la firma de mercado Opus Research, frente a 10% en 2010. Se espera que este mercado se expanda a medida que crece la cantidad de aplicaciones.
Pero lo que motiva a Apple no son los ingresos publicitarios ligados a los servicios de mapas, sino el control de un activo clave en la cada vez más brutal guerra de los teléfonos inteligentes.
Google Maps es utilizado por más de 90% de los dueños de iPhones en Estados Unidos. Apple cree que al controlar el servicio de mapas y ofrecer funciones que Google no tiene, podrá elevar las ventas de iPhones y estimular a los desa-rrolladores para que produzcan aplicaciones exclusivas para el teléfono celular.
En el corto plazo, Google perderá ingresos publicitarios y no tendrá acceso a información sobre lo que la gente está buscando a nivel local, que después usa para promocionar la venta de ciertos anuncios. A largo plazo, es probable que su ausencia en el iPhone perjudique la capacidad de la empresa para generar ingresos vinculados al servicio de mapas, dicen ex empleados de Google.
Un portavoz de la firma indicó que resulta prematuro declarar sobre algo que aún no ocurre.
El distanciamiento de las compañías, en todo caso, va más allá de los mapas y el resultado de la batalla repercutirá en la forma en que las personas usarán la tecnología por años.
“Apple apunta directamente a Google en múltiples dimensiones”, señala Rajeev Chand, director ejecutivo del banco de inversión Rutberg & Co., aludiendo a los mapas y las búsquedas en Internet. “Google y Apple están inmersos en una batalla sobre datos, aparatos, servicios y el futuro de la computación. Es la batalla histórica de la actualidad”.
Durante años, Apple y Google fueron modelos de la colaboración. Cada una se ceñía a sus mercados: Apple a las computadoras y el hardware y Google a las búsquedas en la web y la publicidad en línea. Steve Jobs, el fundador y ex presidente ejecutivo de Apple tenía cálidas relaciones con Eric Schmidt, el ex presidente ejecutivo de Google y miembro de la junta directiva de Apple entre 2006 y 2009.
Pero el ascenso de los teléfonos inteligentes dejó todo eso en el pasado. La incursión de Google en la telefonía móvil tomó a Jobs por sorpresa. Google ingresó posteriormente al negocio del hardware con la compra de Motorola Mobility Holdings, un fabricante de celulares. Google también ha lanzado una tienda de aplicaciones móviles que compite con iTunes, de Apple. Los teléfonos inteligentes con el sistema operativo Android se venden más que los iPhones en el mundo.
Apple no se ha quedado de brazos cruzados. Empezó a vender publicidad móvil, un terreno dominado por Google. El año pa-sado, Apple presentó Siri, un “asistente virtual” activado por voz que brinda una nueva forma de buscar información desde un iPhone.
Algunos ejecutivos de Google creen que Apple está tratando de que los usuarios de iPhones realicen menos búsquedas tradicionales en sus dispositivos. Varios analistas estiman que la mayor parte de los ingresos de Google por concepto de publicidad móvil provienen de los usuarios de iPhones. Google ha acelerado sus planes para lanzar un asistente de búsquedas activado por voz para los teléfonos que usan Android, el que sería introducido en el transcurso del año, según fuentes cercanas.
La meta de Apple es desarrollar una tecnología “holística” que integre los mapas con otros programas de software de Apple, dice una persona al tanto de la estrategia de la empresa. Por ejemplo, si el software iCalendar sabe que una persona tiene una reunión pronto en el otro lado de la ciudad, podría enviarle una alerta acerca de las condiciones del tránsito.
El equipo de Google Maps no ha escondido en los últimos meses su preocupación de que Apple reemplace al servicio en el iPhone, puesto que se estima que hasta la mitad de las personas que acceden a Google Maps lo hacen desde un iPhone, dicen fuentes al tanto.
Su consuelo es el crecimiento de los teléfonos con el sistema operativo Android, que viene con el servicio de Google Maps incorporado. Tras enterarse de que Apple podría develar su servicio de mapas la semana entrante, Google organizó rápidamente una conferencia para el 6 de junio. El propósito: revelar “la próxima dimensión de Google Maps”.
Google presentó versiones reforzadas de su Google Maps y Google Earth. En el último, la empresa empezará a ofrecer imágenes en 3D de zonas metropolitanas enteras y no sólo edificios. Además, Google Maps estará disponible en aparatos que funcionan con Android, incluso si el dispositivo no tiene conexión a Internet.
LA NACION