Los anónimos famosos

Posted on 11 septiembre, 2012

0


Por Oscar Finkelstein
Son inteligentes, graciosos y anónimos. Están dispuestos a expresarse sin filtro en 140 caracteres, máximo, y a convertirse en personajes virtuales con miles de fans gracias a sus frases provocadoras, cuando no transgresoras de lo que se conoce como buen gusto o corrección política. Explotaron en Twitter, que les dio esa libertad tan preciada, pero seguramente lo hubiesen hecho, tarde o temprano, en otra plataforma. Tuiteros más o menos reconocibles que alegran la vida de muchos con sus máximas, sus gracias, sus provocaciones hilarantes, sus estilos particulares, su ironía, su acidez a veces difícil de digerir, su cuota de misterio escondida tras un alias.
Personas que pasan a llamarse, por ejemplo, @lachicasabrina, que encarna a una ama de casa de reflexiones estandarizadas y lenguaje menos que poco ilustrado (“a mi la letura no se me da muy bien,,,,,,pero komo lo deboraba esos patorusito!!! ke dibertido era y dejaba tan lindas enseniansa!!!”) y convoca a más de 18 mil seguidores con muletillas como “tan solo un suenio”; @Korochi, con sus tweets económicos en palabras, lúdicos (“A los que estudian cine sin terminar la carrera les dan un subtítulo”), y casi 10 mil admiradores;
@latostadaok, con su divertida incorrección made in Rosario (“Me da felicidad leer que están preocupados porque no pueden comprar iPhones. Significa que tienen todas sus necesidades mogólicas cubiertas”) y sus más de 8 mil followers; @seleccione (“Si no resulté un genio como Jobs es todo por culpa de mis padres, que nunca tuvieron garaje”), y siguen las firmas y los tweets (ver aparte).
En fin, una suma de virtuosos del humor revelados por Twitter, incluso en muchos casos para ellos mismos una revelación, especialmente cuando los seguidores empezaron a multiplicarse. “Siempre tuve una afición por hacer juegos de palabras y chistes -cuenta @mic_y_mouse, que ya superó los 53 mil seguidores-, especialmente con mi amigo Juan Diosque. Nos la pasábamos inventando palabras y chistes medio ingenuos, o tontos si se quiere. En Twitter encontré el lugar para poner eso por escrito. Mi intención desde el principio fue escribir tweets humorísticos y, además, empecé a vincularme dentro de la red social con otros que hacían lo mismo y eso me dio inspiración”.
Otros entre los que puede estar @margaritoperon -con su avatar de charro mexicano, cara de Juan Domingo Perón y BlackBerry en mano, ahora reemplazado por un turista en el Glaciar Perito Moreno con la cara de Perón-, cuyo personaje “nació en Twitter pero viene de la tele, muy a modo de homenaje a un actor mexicano, Margarito Esparza Nevares. Hay muchas cuentas que falsean su identidad, siendo que el verdadero no tiene Twitter. A mí se me ocurrió hacer una cuenta de un nuevo Margarito, uno peronista, latinoamericano, nacional y popular”.
Por su parte, @JohnnyAllon cuenta que empezó en Twitter con su verdadera identidad. “Con mi usuario real, nombre y apellido había conseguido 50 seguidores luego de 800 tweets. Comenté el Mundial (de Sudáfrica) entero y nadie se enteró”. Todo cambió cuando, hace alrededor de un año, se propuso como fake del músico y conductor de TV de largos cabellos canos. Y ya roza los 20 mil followers: “Mi estilo nace y es ideal para Twitter. Pegar y salir, en 140 caracteres es lo más. Blogger, por ejemplo, me ahoga. Mucha libertad. Supongo que nací tuitero. Todo lo que pienso, mi manera de ser, el humor, todo lo que escribo, encontró un canal. Básicamente soy yo”.

El secreto del éxito
Sobre los verdaderos alcances de Twitter, como herramienta de transformación o pasatiempo de aburridos jóvenes de clase media, las opiniones son diversas. Para @mic_y_mouse, “está justo a mitad de camino entre ambas cosas. Cuando empecé no tenía una idea formada sobre lo que era Twitter. Ahora creo que es una red social que te permite decir lo que quieras y eso es tan amplio como la variedad de inquietudes de las personas que la integran”. En tanto, @JohnnyAllon, quien admite que “recién hace unos meses empecé a pensar estratégicamente, antes me movía solamente por intuición, y mal no me fue”, dice: “Siempre me pregunto eso. Creo que llegará a una meseta, pero llegó para quedarse. Es demasiado efectivo. Hoy, Twitter es una red global de voces interiores, con lo que eso implica. Estúpidas y geniales”. Y @margaritoperon opina que “ni una cosa ni la otra; Twitter cambia la manera de intercambiar info, o de bardearnos. No es ni muy serio ni muy de la pendejada. Es maravillosamente extraño. Es una gran maraña de gente que tiene algo para decir, o que no sabe qué está buscando pero que tiene la convicción de que ahí está lo que necesita enterarse”.
Aunque mayormente se destacan por su talento humorístico, no están exentos de agresiones ni peleas, y de caer en la tentación de asomarse a la vida de los otros, quizá dos de las actividades más difundidas en la red del pajarito. Pero parecería que más como espectadores que como actores. Según cuenta @JohnnyAllon, “al principio logré difusión en la TV atacando a algunos de la farándula, pero después me aburrió. Y ahora me siguen aburriendo las peleas. Sobre lo que hacen los demás, me dedico a leerlos y ya. Sé que algunos quieren saber un poco más de la persona detrás del personaje. Yo creo que saben demasiado”. Coincide @margaritoperon: “Margaricto es muy agredido pero jamás se va a prender en una pelea, él es el amigo de todos”, sostiene, totalmente compenetrado con su personaje. Y sobre los pasos que dan sus colegas: “No me interesa en lo absoluto, aunque Margaricto siempre pregunta a todos cómo están. Margaricto siempre cuenta qué está haciendo, dónde come y con quiénes comparte una rica cerveza”.
Más extremista, @mic_y_mouse sentencia: “No sólo no me peleo, sino que ni siquiera interactúo. No es que lo vea mal, pero yo adopté un perfil en el que responder menciones no es necesario. Igual confieso que me gusta fisgonear cómo se pelean otros, a veces es divertido”. Tampoco es tibio a la hora de opinar sobre quienes lo cuentan todo: “No sigo a gente que use Twitter como una bitácora de su vida y yo tampoco lo uso de esa manera”.

¿El humor está relacionado con su actividad habitual o es una manera de compensar la falta de humor en su trabajo o su vida personal?
@mic_y_mouse: Ni una cosa ni la otra. Estaba trabajando como creativo en una agencia de publicidad y encontré en Twitter una manera de decir lo que se me daba la gana sin que lo tuviera que aprobar nadie, pero siempre estuve vinculado con alguna actividad creativa: música, ilustración, diseño, etcétera.
@margaritoperon: En parte está relacionado con mi actividad, pero lo de Margaricto -así lo llaman sus fans- ya dejó de ser algo pequeño: arranca sonrisas a un montón de gente y es una tarea maravillosa. Hay gente que espera cada día la palabra mal escrita de este pequeño tuitero. Y lo loco del asunto es que tiene fans de todas las edades.
@JohnnyAllon: El humor es una forma de compensar un montón de carencias de la vida. Incluida la carencia de humor. No sé si se entiende. Creo que la necesidad de hacer reír es la necesidad poco encubierta de recibir afecto. Me puse sensible, qué ñoño. ¡Dale power!

¿Tienen alguna estrategia para incrementar el número de seguidores?
@mic_y_mouse: Creo que la mejor “estrategia” para sumar seguidores es mantenerse fiel a un estilo. De cualquier manera, nunca me propuse tener tantos, es algo que jamás me hubiera imaginado.
@margaritoperon: No, simplemente tratar día a día de hacer sonreír a sus amiguitos. Algunos esperan el saludo para comenzar la jornada con el pie derecho. Eso no tiene precio.
@JohnnyAllon: Aprendí a cuidarme de decir algunas cosas. Hay cosas con las que prefiero no joder, pero hay temas piantafollowers que no puedo evitar tocar.

¿Cuánto les importa realmente el número de seguidores que tienen?
@mic_y_mouse: Creo que la cantidad de seguidores es la mejor manera de medir qué tanto le gusta a la gente lo que escribís. No es mucho más que eso.
@margaritoperon: Poco, aunque sorprende ver cómo crece el número tan rápido.
@JohnnyAllon: Lo que realmente me importa es que el número no baje, porque ahí estás haciendo algo mal. Si se mantiene, vemos, y si crece, todo va bien.

¿El aumento en la cantidad de seguidores puede ayudar a obtener algún beneficio extra?
@mic_y_mouse: Tengo entendido que cuando llegás a los 50.000 seguidores podés canjear tu cuenta por una pelota N° 5.
@margaritoperon: Como mucho, algún día ligaré una docena de empanadas de pollo gratis, no sé. El único beneficio verdadero es la alegría de tantas personas. Y lo digo de corazón.
@JohnnyAllon: No sé, me encantaría averiguarlo. Vengo pensando en eso desde los 500 followers.

¿Consiguieron trabajo, directa o indirectamente, a través de Twitter?
@mic_y_mouse: Sí, tuve un par de ofertas laborales de gente que me seguía en Twitter, algunas incluso se concretaron, como el libro que estoy terminando y que saldrá en diciembre por Ediciones B.
@margaritoperon: Con mi cuenta personal sí.
@JohnnyAllon: No, pero no pierdo las esperanzas.

¿Les ofrecieron alguna otra cosa?
@mic_y_mouse: Una vez me invitaron a la tele. No estoy seguro de si eso es conseguir algo.
@margaritoperon: Amistades muy her-
mosas.
@JohnnyAllon: Ahorrarme 100 mangos de terapia por semana. Twitter es mi catarsis. Además conocí gente interesante, aunque nunca los veo.

¿Conciben la vida sin Twitter o es algo que tienen absolutamente incorporado a sus vidas?
@mic_y_mouse: Si me sacan Twitter no me va a quedar otra que ponerme a laburar.
@margaritoperon: Concibo tranquilamente la vida sin Twitter, aunque a veces el mundo exterior no es tan divertido.
@JohnnyAllon: Odio leerme decir esto, pero hoy por hoy no puedo imaginarme mi vida sin Twitter. Ojalá eso cambie, no quiero ser un freak. Bueno, más freak.

El falso ceo
La persona detrás del personaje @HEMagnetto, fake del mandamás del Grupo Clarín, no quiere contestar, ni siquiera desde el más absoluto anonimato. Agradece y se excusa. Quizá sea comprensible tanta precaución. En parte porque fue de ese modo que Su Majestad, el CEO, llegó a más de 21 mil seguidores en Twitter y a la publicación de un libro, “Mi lucha por un país en serio”.
Aun en sus subrayados más gruesos, en sus extremos de recurso humorístico, @HEMagnetto -quien se define en su perfil como “Empresario. Defensor de la libertad de expresión. Ejemplo de inteligencia, honestidad y amor a la Patria. Soy el falso Magnetto, dicen”-, es un personaje verosímil. A los que están de algún modo de su lado, les da un trato de Dr. que funciona de maravillas especialmente cuando acompaña el apellido de quienes nunca pisaron la vereda de una universidad. También la reiterada muletilla de sus “300 medios independientes” -que pasaron a ser 301 con la aparición del matutino Muy- y la equiparación que él mismo hace para presentarse como todopoderoso son recursos de enorme creatividad. “Quiero parir una Argentina a mi imagen y semejanza”, tuiteó. O “a Dios lo respeto mucho como colega”.
Además, como está al día con la información, reacciona rápidamente frente a las noticias de actualidad. Y hasta es capaz de anticiparlas: “La campaña de denuncia de fraude que el Dr. Duhalde lanzará el 23 a la noche es mucho más potente que su actual campaña para Presidente”, escribió hace unos días.
También refiere al periodismo, claro. “En Clarín he prohibido el uso de fuentes verificables. Quiero un periodismo creativo, con vuelo, que no se ciña al ancla de la realidad”, por ejemplo. O “lo que más valoro de un periodista, más allá de su capacidad para ejercer la sumisión, es su talento para ver el lado negativo de las cosas”. Y a los personajes de la política que le resultan afines, o útiles: “Ojalá todos mis dirigentes fueran como la Dra. Elisa Carrió. No digo obesos, apocalípticos y anaranjados, sino valientes”.
REVISTA DEBATE