El encanto de las playas orientales

Posted on 16 septiembre, 2012

0


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Ángeles Lady
Cada temporada, Uruguay recibe a una gran cantidad de turistas que disfrutan de sus paisajes, ciudades y, principalmente, sus playas. Es que el país limítrofe cuenta con casi 1000 kilómetros de arenas, si sumamos las que están sobre el Océano Atlántico y las que están en la costa del Río Uruguay. Al haber tantos balnearios, también son muy distintos entre sí. Los hay tranquilos y familiares, de arenas blancas, con mayor y menor oleaje, aptos para realizar pesca o surf, etcétera.
Las 10 playas más lindas para disfrutar del verano en Uruguay:

Punta del Este: uno de los destinos más elegidos por los turistas argentinos. Las más populares son La Mansa en la que, como su nombre lo indica, no hay olas de gran tamaño y generalmente el agua se asemeja a la de una piscina, y La Brava, de arena más gruesa y con aguas más violentas y saladas. En cualquiera de las dos, los atardeceres y amaneceres merecen un capítulo aparte.

Piriápolis: sus playas se extienden a lo largo de 25 kilómetros y son muy distintas entre sí. Piriápolis fue el primer balneario de Uruguay, construido durante la Belle Epoque, y actualmente es una hermosa ciudad. Entre sus balnearios se destacan Solis, situada en la desembocadura del arroyo homónimo, rodeada de pequeñas dunas y vegetación costera; y Bella Vista, que tiene una hermosa vista panorámica de sierras y mar.

La Paloma: situado en el departamento de Rocha, sobre la costa oceánica, este balneario enclavado en el Cabo Santa María es una de las opciones más tranquilas para disfrutar del verano. Sus playas, con una extensión de aproximadamente 20 kilómetros, constituyen hoy por hoy uno de los principales atractivos turísticos del país.

Montevideo: si bien no es fácil encontrar en una ciudad capital playas propias y tan bonitas, todas las playas de Montevideo son aptas para el baño. Entre las más lindas y concurridas se encuentran Pocitos y Carrasco.

La Pedrera: este balneario tiene una geografía particular que forma un acantilado desde donde es posible disfrutar de los amaneceres, atardeceres y noches estrelladas. Las rocas se mezclan y combinan con la arena de una forma especial. La Pedrera tiene una diversidad de atractivos turísticos, tanto en temporada como fuera de ella.
Colonia: es una de las principales puertas turísticas para entrar a Uruguay. Cuenta con más de 200 kilómetros de playas sobre el río como Ferrando, uno de los principales balnearios de arenas finas y paisaje agreste; y Los Pinos, en el que es posible disfrutar de paseos y fogones. Buena oferta gourmet.

Cabo Polonio: situado en el Departamento de Rocha, tiene tres pequeñas islas frente a su costa conocidas como Islas de Torres (La Rasa, La Encantada y el Islote). La mayoría de sus viviendas no tiene luz eléctrica ni agua corriente, lo que enfatiza el rasgo agreste del lugar. Las playas, custodiadas por un gran faro y los puestos de artesanías, son una parada obligada de Uruguay.

José Ignacio: cruzando el puente ondulado de Punta del Este se llega a José Ignacio. Más apartado del bullicio, es un rincón paradisíaco para los que buscan relajarse junto al mar. Este balneario, donde la tranquilidad es sólo interrumpida por el viento, se halla entre dos lagunas: Garzón y José Ignacio.

Punta del Diablo: si bien es uno de los puntos más turísticos del país, continúa siendo un pueblo de pescadores y artesanos. Sus playas, enmarcadas en tres puntas rocosas que conforman el tridente, abarcan unos 10 kilómetros de costa paradisíaca.

Atlántida: es una de las opciones más elegidas por los uruguayos, por su ambiente familiar y la combinación de bosque y playas. Sus playas son dos: La Brava y La Mansa, y frente a la punta rocosa que las separa emerge el famoso Islote de Las Sirenas. Está a 45 kilómetros de Montevideo.
EL CRONISTA