El camino de las pick-ups

Posted on 29 septiembre, 2012

0


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Matías Antico
Las pick-ups han ido ganando terreno en la Argentina a tal punto que -podría decirse- el país ya se posiciona como un polo productor de este tipo de vehículo utilitario. La líder en ventas del Mercosur, la Toyota Hilux, se produce en Zárate, mientras que la clásica Ford Ranger se fabrica unos kilómetros antes, en Pacheco, localidad donde también, desde el último año, se monta la nueva Volkswagen Amarok, que llegó para revolucionar el segmento de las medianas.
Por supuesto, es principalmente el agro el sector que demanda más pick-ups, y ya hace tiempo que no se conforma con productos anticuados de escaso desarrollo tecnológico. De hecho, eso fue demostrado en 2005, cuando la nueva Hilux marcó un quiebre en materia de diseño, sofisticación mecánica, confort y desempeño dinámico. El público conoció sus virtudes, levantó el pulgar y rápidamente se posicionó en lo alto del ranking. Con el paso de los años y los kilómetros demostró, además, que lo moderno no le quita lo confiable.
Pero la comodidad de la Hilux se acabó con la llegada de la primera pick-up en la historia de Volkswagen, hecha exclusivamente en la Argentina. Irrumpió con nuevos estándares de confort (tiene el habitáculo más amplio), de tecnología (motor 2.0 biturbo) y, sobre todo, de seguridad: es la única con control de estabilidad.
Siempre hablando de pick-ups medianas, que dominan el mercado, en breve recibirá otros actores, como el reemplazo de la Chevrolet S10 y la nueva Ranger, cuyos prototipos fueron presentados en el Salón de Buenos Aires, que se llevó a cabo en junio de 2011.
Con todo, las chatas seguirán siendo uno de los segmentos más calientes en la plaza local. Sumando todos los modelos y sus alternativas de motor, carrocería, tracción y equipamiento, la oferta es excepcionalmente variada, para todas las necesidades y presupuestos. Así, grandes, medianas o pequeñas, todas las que se venden están en este informe especial de RPM.

Chevrolet S10
Un clásico que no se rinde. Llegó a la Argentina en 1996, como la primera que se animó a presentar un diseño menos rudo que el de otros productos del segmento. Siempre se produjo en Brasil y algunas de sus versiones plantean la oferta más económica del mercado, especialmente aquellas de tracción y cabina simples. Todas las S10 tienen el eficiente motor MWM de 2,8 litros y 140 caballos, que le otorga muy buenas prestaciones y valores de consumo coherentes. La Limited, en cambio, está muy bien equipada en cuanto a accesorios de confort y también se posiciona como la menos costosa entre las full. La S10 espera su reemplazo para fin de año y ya se pudo ver en la Colorado Rally (en el Salón del Automóvil de Buenos Aires que se llevó a cabo en junio último) un concept de cómo será la nueva camioneta.
Cabina: simple y doble.
Motor: turbodiesel 2.8 – 140 CV.
Tracción: 4×2 y 4×4.

Ford Ranger
Es otro clásico del mercado. La Ranger es uno de los productos con mejores resultados para Ford y se produce ininterrumpidamente en Pacheco desde 1997. Su último rediseño (el segundo de la edición nacional) se presentó en 2009, conservando ese estilo hasta el día de hoy. Es una de las que más versiones ofrece para una gama de lo más variada, incluyendo cabina simple y doble, tracción 4×2 y 4×4 e, incluso, es la única que ofrece un motor naftero como alternativa al diesel. El primero es un 2.3 de 148 caballos, asociado a la versión menos equipada, posicionando a la Ranger como la pick-up mediana más accesible del mercado. El segundo, denominado “Power Stroke”, es un 3.0 TDI de 163 CV con el que obtiene óptimas prestaciones y muy buenos valores de consumo. A través de los años, la Ranger ha recibido sucesivas mejoras que han elevado su confiabilidad. En el autoshow de Buenos Aires pudo verse la nueva Ranger, que, sin dudas, despertó pasiones.
Cabina: simple y doble.
Motor: turbodiesel 3.0 – 163 CV; naftero 2.3 – 148 CV.
Tracción: 4×2 y 4×4.

Ford F100
Fue la verdadera chata del campo entre las décadas del ’60 y ’90 y la nueva generación -presentada en 1998- es en realidad una 250, pero en la Argentina adopta la clásica denominación. Con el mercado copado por las medianas, ofrece una excelente alternativa para quien busca una peso-pesado robusta y resistente. Todas sus versiones montan un poderoso motor turbodiesel Cummins con 200 caballos que sorprende por su desempeño en baja, siendo un aliado perfecto de la versión 4×4, una mole de 6,2 metros que puede trepar médanos con la caja a plena carga o “peludear” en el barro como si pesara la mitad. Aunque tiene versiones full XLT, la F100 se caracteríza por ser una camioneta rústica.
Cabina: simple y doble.
Motor: turbodiesel 3.9 – 200 CV.
Tracción: 4×2 y 4×4.

Nissan Frontier
Importada desde Tailandia, esta pick-up se posiciona como una de las más modernas en términos de mecánica y diseño, y es verdaderamente atractiva. Con un habitáculo amplio y bien terminado, llega sólo con carrocería de doble cabina, tracción 4×4 y equipamiento full. Se destaca su equilibrio dinámico entre buen confort de marcha, desempeño offroad y comportamiento en ruta. En tanto, su motor 2.5 turbodiesel, de 172 caballos, la coloca como la pick-up mediana más potente del mercado, algo que se refleja en sus prestaciones. Otro de los puntos distintivos es que ofrece una caja de cambios de seis marchas, pero también tiene una opción automática (cinco velocidades), que sólo se ofrece con tapizados de cuero como opción en la versión manual. Aunque llegó hace un año, se sabe que las pick-ups de Nissan son confiables y esta nueva Frontier ha recibido las mejores calificaciones.
Cabina: doble.
Motor: turbodiesel 2.5 – 172 CV.
Tracción: 4×4.

Nissan NP300
A la par de la Frontier, Nissan trae desde México esta pick-up de generación anterior, que se plantea como una opción para el trabajo. Por ello, es una “chata” que no ostenta lujos, con tracción simple trasera, una imagen bastante despojada y aire acondicionado como accesorio de confort. Lo importante es que tiene doble cabina y un eficiente motor 2.5 turbodiesel de 133 caballos, potencia que le permite conseguir buenas prestaciones y una marcha ágil con la caja cargada, que tiene una capacidad de 1000 kilos. Esta camioneta obtuvo muy buenos resultados en su mercado de origen, donde también ha dado sobradas muestras de confiabilidad en los últimos años.
Cabina: doble.
Motor: turbodiesel 2.5 – 133 CV.
Tracción: 4×2.

Toyota Hilux
Es la preferida del mercado. Se presentó en 2005 y, al igual que su antecesora, es producida en la planta bonaerense de Zárate para abastecer no sólo al mercado local sino diversas plazas latinoamericanas. En su momento marcó un punto de inflexión, estableciendo nuevos parámetros en materia de diseño, habitabilidad, desempeño rutero (sin perder su reconocida eficiencia offroad con las versiones 4×4) y eficiencia mecánica, estrenando un moderno motor 3.0 de 163 caballos para las variantes más equipadas. Las más básicas reciben otro turbodiesel pero de 2,5 litros y 102 CV. Ambas motorizaciones se combinan con transmisión 4×2 o 4×4 y la mayoría se asocia a carrocería de cabina simple o doble. En breve podría presentar algunos cambios estéticos y mejoras en el equipamiento para ponerse más a tono de la competencia más moderna, personificada principalmente en la Volkswagen Amarok, pero también en las nuevas S10 y Ranger, que se espera desembarquen en el país. La confiabilidad, sin embargo, es un valor que todavía ninguna logró arrebatarle.
Cabina: simple y doble.
Motor: turbodiesel 2.5 – 102 CV; 3.0 – 163 CV.
Tracción: 4×2 y 4×4.

Mitsubishi L200 3.2
Desde el año pasado llega de Brasil, reemplazando a la edición malaya. Es una de las más innovadoras en términos de diseño y sus plazas traseras son cómodas. Junto con el cambio de origen, reemplazó su anterior motor TD 2.5 por un 3.2, que eleva la potencia de 136 a 165 caballos, con una consecuente y notable mejora en las prestaciones. Llega sólo con versiones 4×4 y es una de las que mejor se desempeña fuera del pavimento, con gran despeje, buenos ángulos de ataque y salida, y un chasis muy robusto. Es una de las pocas que, además, ofrece caja manual y automática, siempre conservando la caja de transferencia en alta y baja.
Cabina: doble.
Motor: turbodiesel 3.2 – 165 CV. Tracción: 4×4.

Volkswagen Amarok
Se trata de la primera “chata” en la historia de Volkswagen y la primera de cualquier constructor europeo. Y encima se hace exclusivamente en la Argentina para un amplio abanico de destinos. Esta pick-up marca un antes y un después en el segmento de las medianas. En principio, porque ofrece un habitáculo más amplio y cómodo, una posición de manejo similar a la de un auto de alta gama y porque incorpora sistemas de avanzada tecnología como nunca antes adoptados en este tipo de vehículos: control de estabilidad y frenos con función offroad, que mejoran notablemente las detenciones fuera del pavimento. También bajo el capot marca una diferencia, adoptando el motor diesel más chico del segmento, con apenas 2 litros de cilindrada pero con la potencia de las 3.0: 163 CV. Consigue este poder gracias a un doble turbocompresor y otras soluciones de avanzada. En su equipamiento de confort ofrece todo lo más importante, y suma a la gama versiones más accesibles denominadas Startline, que incorporan un motor 2.0 TDI de 122 CV. Al igual que las Trendline y full Highline, se puede conseguir con tracción 4×2 o 4×4, teniendo ésta última diferenciales electrónicos (actúan con los frenos) y en opción uno mecánico trasero.
Cabina: doble.
Motor: turbodiesel 2.0 – 122 y 163 CV.
Tracción: 4×2 y 4×4.

El tamaño importa
Sin lugar a dudas, el segmento que verdaderamente “mueve” el mercado de pick-ups es el de las medianas. Pero, desde tiempos inmemorables, también existen las “chatas” derivadas de modelos familiares. Muchos recordarán las versiones cargueras de los Peugeot 403, 404 y 504, las Fiat Multicarga y el Ford Ranchero, por nombrar algunas. Hoy, sólo subsisten algunos modelos pequeños, que dan muy buenos resultados en Brasil y tímidamente se asoman en la Argentina.

Fiat Strada
La Strada es un clásico entre las pick-ups compactas. Derivada del Palio, adoptó el último rediseño y los nuevos motores de la gama, incluyendo el eficiente turbodiesel 1.3 Multijet y el naftero 1.6 E.torQ de 115 caballos. Tiene la gama más completa en esta franja del mercado, con versiones Working (básica), Trekking (estética especial y opcionalmente con cabina extendida) y Adventure. Esta última tiene imagen offroad y puede ofrecer doble cabina completa (con dos puertas), además de ser la única con el motor E.Torq.

VW Saveiro
Esta tercera generación se basa en el Gol Trend y adopta su diseño y un estilo de caja moderno, bien integrado al conjunto. Por primera vez, incorpora motor en disposición transversal y mantiene -en la versión full- su cabina extendida, que mejora la habitabilidad y la postura de manejo. Sólo con motor naftero 1.6 de 101 CV.

Chevrolet Montana
Luego de desarrollar una pick-up derivada del Corsa Classic, Chevrolet Brasil realizó el mismo ejercicio con el Corsa II. Pero nunca llegó a la Argentina. Hoy sí arriba la última creación que la marca realizó sobre la base del nuevo Agile. Mantiene la trompa del modelo, pero con un tratamiento incluso más agresivo y también adopta el mismo puesto de comando. Pero, a diferencia de aquel, utiliza un motor más grande, de 1,8 litros y 105 caballos, una potencia que hace a la Montana mucho más apta para trabajar a caja cargada ya que es la que más peso y volumen soporta en su segmento. Se ofrece con cuatro niveles de equipamiento.
EL CRONISTA