Medio siglo con “los Rolling”, una historia de rock y más de u$s 2.000 millones

Posted on 30 septiembre, 2012

0


Son los miembros de la banda más vieja de la historia y llevan ese calificativo absolutamente sin ningún complejo. Durante sus cinco décadas de carrera fueron capaces de cambiar y nutrir para siempre la historia de la música, imponer sus propias reglas, protagonizar escándalos de todo tipo y color, ser odiados, ser venerados, ser prohibidos, ser difundidos hasta el hartazgo… The Rolling Stones cumple mañana 50 años de vida y a lo largo de su historia cosechó logros de todo tipo, pero sin dudas el más destacado es justamente haber llegado juntos hasta hoy, luego de tantas idas y vueltas, una marca jamás lograda por una banda de rock.
La historia de los ingleses es conocida. Mick Jagger y Keith Richards compartieron desde chicos la escuela y su pasión por la música, en especial el Rythm & Blues. En 1961 armaron “Little Boy Blue & Blue Boys”, una banda en la que interpretaban música negra. Un año después conocieron a Brian Jones, quien se unió al grupo, y decidieron rebautizar a la banda. El 24 de abril de 1962 se pasaron a llamar “The Rolling Stones”, inspirados en el clásico “Rolling Stones Blues”, de Muddy Waters, uno de los más grandes referentes del blues. Tiempo después se sumó el baterista Charlie Watts.
A partir de entonces, la explosión del grupo fue notoria. Siempre corriendo a la par de The Beatles, The Rolling Stones con el tiempo adoptó una postura más contestataria no sólo desde su vestimenta, sino también desde la concepción de su música. El resultado, es obvio decirlo, fue más que bueno, a tal punto que se transformaron en una aceitada maquinaria de facturar.
En la actualidad, la fortuna de los cuatro integrantes de la banda ronda los u$s 1.300 millones, desde ya con su líder, Mick Jagger, a la cabeza. La cuenta del cantante llega hasta los u$s 600 millones, seguido por los u$s 300 millones de Keith Richards, los u$s 250 millones de Charlie Watts y los u$s 150 millones de Ronnie Wood.
En sus comienzos, cuando todavía intentaban mantener una postura lo más prolija posible (de traje y con peinados muy similares a los de The Beatles), la idea no pasaba ni cerca de alcanzar una marca semejante. Pero la idea de poder ser una banda no capaz de amasar millones, pero sí de lograr una masividad, se gestó justamente cuando John Lennon y compañía comenzaron a llamar cada vez más la atención.
Eso despertó a Mick, Keith, Charlie y Brian. Ellos habían nacido en Londres, uno de los ombligos del mundo. Y The Beatles en Liverpool, una ciudad considerada como algo menor. “Nosotros los mirábamos despectivamente desde nuestro origen londinense. Veíamos que si unos chicos de Liverpool podían hacerlo, ¿cómo no íbamos a ser capaces nosotros, que vivíamos en Londres?”, reconoció Richards alguna vez. Así se generó ese eterno enfrentamiento entre ambas bandas, algo que siempre fue alimentado más por los medios y los fanáticos que por ellos mismos, ya que tenían una buena relación.
El objetivo de lograr masividad –y que luego se transformó en sumar dinero en sus cuentas– no sólo se logró, sino que allí también rompieron récords. Hasta hoy, “Bigger Bang”, la gira con la que presentaron el disco homónimo entre 2006 y 2007, es la más productiva de la historia, con una facturación que superó los 500 millones de dólares.
El gran gestor de esta maquinaria capaz de generar millones fue el príncipe Rupert Loewenstein, quien acompañó a la banda durante 37 años, hasta 2007. Manejaba todas las cuentas del grupo, y su reputación era tan buena que se lo conocía como “la calculadora humana”. Loewenstein fue quien sacó al grupo de la ruina a comienzos de los 70, cuando los Stones ya tenían un recorrido hecho, pero con sus cuentas destrozadas.
Por ese entonces, la banda estaba fuertemente endeudada con el fisco británico, situación que llevó a Mick Jagger a contratar los servicios del banquero. La leyenda cuenta que este hombre de negocios no sabía de la existencia del grupo hasta que fue contactado por el músico. Su gestión fue fundamental para el futuro económico de la banda gracias a los acuerdos que firmó, entre ellos uno de u$s 25 millones con la discográfica CBS.
Se estima que bajo su gestion The Rolling Stones ganó no menos de u$s 2.000 millones.
A su capacidad se sumó luego la habilidad de Jagger para entender el negocio. El músico tuvo un breve paso como estudiante de finanzas y economía en la London School of Economics, algo que evidentemente le dio una base como para moverse en su carrera.
“Cuando los Rolling Stones empezaron, no se hacía dinero porque las discográficas no te pagaban; las regalías eran muy pequeñas. Si vendías un millón de discos te pagaban un millón de centavos”, relató en alguna oportunidad Jagger sobre los comienzos.
Luego, por 1972, cuando editaron el exitoso “Exile on Main Street”, tomaron más fuerte el control de sus negocios y el dinero comenzó a aparecer.
Hoy, los Rolling se encuentran en un parate. Su gira mundial para festejar sus 50 años de vida será en 2013, y no este año. La salud y la fuerza de sus majestades satánicas ya no son las mismas que cuando arrancaron.
EL CRONISTA