La liga de los twitteros

Posted on 3 octubre, 2012

0


Por Clara Gómez Carrillo
Dime a quién sigues y te diré qué prácticas de RSE desarrollas. A los balances, reportes y memorias anuales, ahora, se suman los perfiles digitales. Si bien los documentos formales mantienen su peso, y son los canales más oficiales para conocer el trabajo que realiza cualquier organización no gubernamental, en el último año la web también cobró protagonismo y se convierte en un espacio de diálogo cada vez más establecido. Muchas pymes, ONGs, periodistas, consultores y empresas la utilizan para conversar acerca de los distintos temas relacionados a la Responsabilidad Social Empresaria. Sin embargo, sólo algunos lideran la liga de los 140 caracteres, en materia de responsabilidad empresaria. “Cuando hablamos de protagonistas, podemos decir que, en este diálogo, participan más las empresas y las personas que las fundaciones. Sin embargo, creo que todavía falta que las compañías se animen más”, indica Fernando Legrand, editor del sitio RSEonline, el primer blog en español de RSE, y coordinador Académico de CapacitaRSE, una red que ofrece cursos de responsabilidad social en América latina. A su vez, uno de los mayores propulsores de la RSE 2.0 en la Argentina, y América latina: en 2009, creó el hashtag #RSE, con el llamado Nodo Digital de la RSE (un grupo de profesionales en RSE distribuidos a lo largo de América latina) y así inició una comunidad que hoy tiene más de 200 miembros.
Más allá de que todavía no son muchas, algunas empresas ya incursionan en la RSE 2.0. Una de las más establecidas es Telefónica España (@RCySost), que desarrolló un canal exclusivo de Responsabilidad Social que hoy cuenta con más de 5.000 seguidores. En la Argentina, otra que apostó, y acertó con un canal, en el que sólo circula la información que la empresa genera en relación a la RSE es Banco Galicia: @GaliciaRSC hoy tiene más de 2.700 seguidores. Sin embargo, también están las que, sin haber desarrollado todavía un canal propio de Responsabilidad Corporativa, también apuntan a convertirse en referentes. Tal es el caso de Kimberly Clark (@kimberlyclarkAR), Renault (@RenaultArg), Banco Patagonia (@Banco_Patagonia), por citar sólo algunos casos.
“Para que una empresa pueda instalarse como un referente en temas de RSE debe tener la sensibilidad suficiente para escuchar la voz de los principales stakeholders con los que se relaciona la organización”, indica Agustín del Castillo, Coordinador de RSE de Banco Patagonia, también conocido como @agustindc. En su opinión, la correlación entre lo que se promueve a través de las redes sociales y lo que la empresa realmente hace, es fundamental. “La RSE tomó vida y encontró su espacio de comunicación. Empresas y seguidores están viendo que, para jugar el mismo partido, hay que interrelacionarse”, adhiere Leonardo Melchiori, administrador de Redes Sociales de la Red Pacto Mundial en la Argentina (@pactoglobalARG), que está apostando fuertemente al diálogo a través de las redes sociales y a generar una comunidad en la que las empresas convivan y puedan compartir opiniones.

Un nuevo escenario
Fuera de las grandes corporaciones, que buscan a través de las redes aportar más transparencia a su gestión, también están las que hicieron de la sustentabilidad su core business y, por lo tanto, los mensajes que generan están directamente relacionados con la RSE. Tal es el caso de la empresa de salud prepaga chilena, Isapre Masvida (@IsapreMasVida), que aprovecha sus 140 caracteres para dar consejos saludables a sus seguidores y promover actividades de vida sana.
“La comunicación 2.0 es un escenario que poco a poco se ha dibujado como una respuesta clara a las inquietudes de los consumidores y la comunidad en general”, opina Paula Cifuentes Torres, Coordinadora de RSE de Isapre Masvida. Otro caso típico local es el de Chunchino (@chunchino), una empresa de ropa ecológica para bebés que en su perfil de Twitter se define como la “primera marca de eco diseño para bebés, con el fin de lograr un ciclo de producción 100% sustentable”.

Diálogo sin fronteras
Ahora bien, están también los usuarios que apuntan más a generar diálogo, iniciar debates y compartir con el resto de la comunidad RSE 2.0 las últimas novedades en torno al mundo corporativo y la sustentabilidad. En esta lista (ver recuadro), se encuentran consultores, periodistas, bloggers, académicos, entre otros, que busca acercar novedades, tendencias e informes que aporten claridad a la Responsabilidad Social Empresaria. Algunos de ellos son: la chilena María José Calvimontes (@mjcalvimontes), centrada en la promoción de las relaciones con las ONGs, con más de 34.000 seguidores; Fabián Pattberg (@Fabian Pattberg), un blogger de nacionalidad inglesa que comparte sus opiniones con más de 6.000 seguidores; Miguel Carapaica (@gerenciaycambio), consultor Internacional en Estrategia y RSE, radicado en Venezuela; el Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria (@IARSE), cuya misión es la promoción de la RSE en el mundo corporativo y la lista se extiende a más de 200 perfiles. “La Web juega un rol de aprendizaje con intercambio y formación de conocimiento”, define Valmir Martins de Oliveira (@valmirmartinso), director del Centro de Investigación en Gestión Empresarial de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Chile, que aunque de nacionalidad brasilera, hoy es un referente para toda la región.
“La Responsabilidad Social Empresaria no es ni un discurso unidireccional ni un contrato de adhesión, y la Web permite y contribuye a que no lo sea. La RSE es transparencia, y la Web ha masificado el acceso a información que antes era imposible conseguir para muchos”, sostiene Carlos Javier Delgado (@DerechoyRSE), autor del blog Responsabilidad y Derecho, que, aporta datos sobre legislaciones para las empresas, derechos para los empleados, entre otras cosas. “La consecuencia más importante es que la información asume un valor distinto, que se multiplica por el hecho de ponerla sobre la mesa para comprobarla, refutarla o usarla”, agrega Martín Santos (@MartinSantosB), editor de la Revista Sinergia.
Es decir, eso que, en 2009 empezó con los primeros blogs y las empresas que empezaban a publicar posteos relacionados al tema, hoy, es un verdadero espacio de debate en el que además de 400 a 600 tweets diarios, también se llevan a cabo foros y congresos virtuales. El llamado Nodo Digital de la RSE desarrolló el primero a fines de 2010. “Fue el primer congreso internacional virtual, con ponentes y participantes de América y Europa. Desde la organización hasta la publicación de los trabajos, se hizo online. Y fue una experiencia de esas que hacen que sea mucho más fácil poder iniciarte en el diálogo, aprender, medir tu evolución y tener la oportunidad de ir más allá de tu propia experiencia”, explica Santos. “El aporte de la Web es y será fundamental: ante las limitaciones económicas o de tiempo de los empresarios para asistir a espacios convencionales, como ferias y foros que les permitan comprender el concepto de RSE, sacarse tantos prejuicios de la cabeza -y del bolsillo-,
conocer casos de éxito y estimular su creatividad, la web se presenta como una excelente alternativa”, suma Carlos Javier Delgado al respecto. El objetivo, en definitiva, es el networking pero con el único fin de generar un diálogo que permita y extender el alcance de la Responsabilidad Social Empresaria.
EL CRONISTA