Las claves para aprovechar LinkedIn

Posted on 4 octubre, 2012

0


Por Manuel Torino y Florencia Radia
Si le ofrecieran entrar a una network con más de 100 millones de contactos profesionales, ¿le interesaría? Ante una respuesta afirmativa, el camino a seguir es sencillo: crear su propio perfil en Linkedln, la red social para ejecutivos más influyente del mundo profesional. Si bien en la Argentina aún no alcanzó el nivel de popularidad que tiene en países como los Estados Unidos, donde no estar en Linkedln implica, prácticamente, no existir en el mundo laboral, la plataforma se ha transformado en una fuente casi obligada para la mayoría de los headhunters, consultores de Recursos Humanos y compañías a la hora de iniciar búsquedas de personal. De hecho, en muchos casos, el “Quiero que se una a mi red profesional” -mensaje con el que se imita a otras personas a sumarse como contactos-pasa a ser incluso de más utilidad que intercambiar tarjetas de negocios. La plataforma se encuentra online desde 2003, sin embargo, desde que en mayo último las acciones de la compañía duplicaron su valor el día de su salida a la Bolsa de Nueva York, los flashes volvieron a apuntar hacia la empresa fundada por Reid Hoffman. La influencia de la herramienta en el mundo profesional es abrumadora. Todos están allí: colegas, competidores, posibles proveedores, ex compañeros de universidad, maestría, MBA o doc¬torado, entre muchos otros. Según la propia empresa, desde enero de 2011 el sitio cuen¬ta entre sus usuarios con ejecutivos de todas las empresas de Fortune 500 de 2010 y ya son más de 2 millones de compañías las presen¬tes en el site mediante páginas oficiales. Mientras Linkedln continúa creciendo a un promedio de un millón de nuevos usuarios por semana, El Cronista consultó a diversos headhuntersy especialistas en Recursos Humanos del mercado local para que compartan las claves para no pasar desapercibidos en la red de redes del universo laboral:

Actualice su cuenta periódicamente. En la mayoría de los casos, al googlear el nombre de un ejecutivo, su perfil en Linkedln aparece como el primer resultado de la búsqueda. Por eso, es importante mantener su cuenta al día. Los consultores coinciden en que el reina¬do de Linkedln en el mundo laboral ha cambiado el paradigma y que hoy el grado de actualización del perfil habla mucho del usuario. En el trabajo diario, aseguran, está la clave.

Complete todos los campos posibles. Al transformarse en uno de los ámbitos predilectos de los headhunters para salir a cazar talento, más vale hacer lo posible para destacarse en la selva laboral. Se trata de aprovechar al 100 por ciento las posibilidades que brinda la plataforma. Por eso se recomienda incluir toda la información relevante, sobre todo la respectiva a la experiencia académica y laboral. Además, es importante escribir correctamente los nombres de las empresas en las que se trabajó, ya que muchas veces los reclutadores buscan o filtran por compañías. En cuanto a la foto, es preferible optar por una sobria y formal. Deje las imágenes familiares y con amigos para Facebook.

Maneje su red de contactos de manera inteligente. “Dime quiénes son tus contactos y te diré quién eres”. La frase bien podría aplicarse a Linkedln, por eso se recomienda manejar las redes de contactos responsablemente. No sirve tener muy pocos contactos, ni tampoco demasiados, sino la cantidad real con la que uno se relaciona, ni más ni menos. Se desaconseja adicionar contactos por el mero hecho de sumar, ya que no se trata de una competencia de popularidad. Se debe incluir sólo a aquellos que le sean laboralmente relevantes. Además, anímese a explotar al máximo el sistema de recomendaciones por parte de sus contactos para mejorar su reputación. Eso sí, a la hora de solicitarlas, apunte a ex empleadores y profesionales que lo conozcan y lo valoren en su desempeño. Al igual que con los contactos, no sirve sumar las recomendaciones que no aporten valor.
Únase a grupos que reflejen sus intereses. Mantega un rol participativo en estos grupos, porque, desde allí, pueden surgir oportunidades de trabajo y de networking. Linkedln no es sólo una plataforma para buscar empleos, sino que sirve también para hacer alianzas, conocer proveedores e intercambiar información. Empiece, por ejemplo, por la universidad donde se graduó. Luego incursione en grupos de compañías en las que esté interesado en trabajar o incluso muestre sus intereses personales al sumarse a grupos con inquietudes varias.

Interactúe con sus contactos. Como antaño las oportunidades de trabajo podían surgir en un cocktail o en una charla de café, en Linkedln la gran chance también puede aparecer en cualquier momento. Visite el sitio regularmente, curse invitaciones a contactos del mundo real para que se sumen a su red virtual, responda los mensajes recibidos y haga preguntas sobre emprendimientos que le interesen para para conseguir feedback.
EL CRONISTA